Opinión Nacional

Libertad Vulnerada y Discriminación

La libertad de expresión es quizá uno de los derechos humanos más susceptible de ser atropellados por quienes ejercen el poder, que ahora en Venezuela quieren confundir con el ejercicio de derechos soberanos por el Estado, como ocurrió con la no renovación de la concesión a Radio Caracas Televisión, para operar como canal de televisión, que para los efectos logrados no es más que un “cierre” en toda la extensión de lo que esta palabra significa. La situación de amenazas a la libertad de expresión no es nueva para nosotros; ya en el pasado se dieron situaciones de atentados a este derecho fundamental e igualmente se generaron denuncias ante organismos internacionales de derechos humanos, con la diferencia que en la mal llamada “Cuarta República”, los gobernantes no incurrieron en el irrespeto audaz de mandar estos organismos a que se metieran sus informes por el bolsillo.

Se nos dice hoy desde las altas esferas del gobierno que en Venezuela se puede ejercer la libertad de expresión en forma plena, puesto que tenemos canales de televisión (hoy tenemos uno menos), donde se puede criticar libremente al gobierno y cuya línea editorial no responde a mandatos oficialistas y tampoco están sometidos a autocensura; además hay emisoras de radio y prensa escrita donde la opinión es libre y los temas están exentos de restricciones en cuanto a la opinión que en ellos se puede expresar.

Pues sí, por fortuna aún no hemos llegado a la situación extrema de llegar a coartar absolutamente el ejercicio de estos derechos, sin embargo, vemos que hay periodistas sometidos a juicios penales, que pudieran privarlos de su libertad física, así como un sin número de agresiones físicas y morales a reporteros, causadas por defensores del proceso revolucionario, mientras los organismos de seguridad y los responsables de enjuiciar estos hechos permanecen impasibles, buscando un comunicador social al que puedan perseguir. Esto solo por mencionar algunos hechos.

Ahora, para colmo, y bajo la cínica excusa de ejercer un derecho soberano, se cierra una canal de televisión, con la argucia de no renovarle la concesión, cuando además la misma concesión fue automáticamente renovada a emisoras televisivas que tristemente bajaron la guardia y ahora parece que obtienen importantes beneficios por vía oficial, dejando en evidencia una clara discriminación, donde parece que hay unos venezolanos que son “mas iguales que otros”. Todo ello sin contar la gran cantidad de emisoras de radio bajo control del gobierno, incluso las falsamente llamadas comunitarias, amén de las televisoras y de la prensa escrita de línea oficial.

Solo nos queda resistir tenazmente, apoyar y defender los medios que impulsan la comunicación libre y mantener la esperanza de que la lucha no será en vano, porque más temprano que tarde podremos ver sus frutos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba