Opinión Nacional

Lo de RCTV ser o no ser

La decisión suprema del Excelentísimo Presidente HRCGF de clausurar a RCTV ha conmovido al mundo, probablemente más que la proclamación del Socialismo del Siglo XXI. Éste, aun indefinido pero… fuertemente enunciado, aquél un indicador de cómo es el camino. Tal vez el SSXXI pudiera asociarse a la esperanza religiosa de una vida feliz, un paraíso de pobres aquí en la tierra, que comparten la fe en la alegría de no tener nada y por tanto de una pureza tal que serán incapaces de pecado mortal alguno, desear lo ajeno, sentir envidia, engañar, difamar, perjurio, en fin, delinquir, pecar, porque salvo algún crimen por raptos de locura de celos, lo cual también es subsanable, si se lograse la posibilidad de amarse los unos a los otros, de dar cuanto se tenga al más necesitado y así, nada sucederá allí digno de castigo ni de chisme. Tal vez algún pecado venial de algún niño, por la curiosidad que siempre da el cómo y por donde nacemos y si los trajo la cigüeña o los sueños eróticos de adolescentes y adolecentas. Digo esto con mucha seriedad, una vez escuchadas las lecturas e interpretación de los Hechos de los Apóstoles, por el Excelentísimo Señor Residente, con tal grado de iluminación, que uno puede asegurar guiado por el mismo Espíritu Santo y claro, nada más socialista que las Tres Divinas Personas. El Padre es Dios, sí; el hijo es Dios, sí; el Espíritu Santo es Dios, sí. ¿Hay por ventura tres dioses? No. Al Padre, Hijo y Espíritu Santo le conocemos como las tres Divinas Personas o la Santísima Trinidad; tres personas distintas y juntas conforman un sólo Dios, no tres dioses, porque solamente hay un Dios verdadero (si hubiera más de uno, alguno mandaría más sobre el otro). El Padre no es el Hijo ni el Hijo es el Espíritu Santo, las tres se funden por el amor formando una sola naturaleza divina, esto es el misterio del amor de la Trinidad”. (Cualquier catecismo autorizado). Desde luego el socialismo del Excelentísimo Señor Presidente es menos complicado, Él es el supremo. Legisla, juzga, ejecuta, con su poder moral y la identidad del pueblo. La palabra, la verdad, la vida, el camino.

Este dato es bueno asirlo porque será necesario más adelante. Por ahora volvamos a la clausura del RCTV. Los apóstoles del Maestro, hoy Ministros, los sub-apóstoles, vice-ministros, sus discípulos y los discípulos de éstos mas sus condiscípulos, (también sus femeninos y femeninas) afirman que se “venció la concesión” de allí la fuente de la legalidad de la decisión. Se venció y punto, dicen, como cuando se vence un contrato de arrendamiento y van más lejos, cuando se vence un crédito. Que es facultad del Presidente, porque .a fin de cuentas- Venezuela es de todos, todo el pueblo, y él es la encarnación de ese pueblo. El pueblo, la verdad, y vox populi, vox Dei. Otros, del mismo equipo, pero con mejores argumentos “lógicos” afirman que sus mensajes tiene una tal fuerza subliminar que pervierten el corazón y mente de los televidentes y los convierten en desestabilizadores del sistema e incluso, en asesinos probables del Señor Presidente. Y no ha faltado el discurso moral que pone en evidencia la pornografía que con tal desenfado pone el canal en manos de los niños, y a esto: qué más justicia que imponerle el más severo castigo: el silencio y el vacío de la imagen. No faltaron las observaciones sobre el golpe de estado, su apoyo sin máscaras al carmonazo, al paro petrolero y sus nefastas consecuencias nazigolpistas; las guarimbas y la desacralización del Señor Presidente, al compartir en la misma pantalla y a la misma vez, su imagen casi angelical, con las vulgaridad de otros sucesos malintencionadamente recogidos por los cámaras, etc. .

Si estos argumentos no tienen capacidad de objeción alguna, los de quienes defienden el canal no son menos profundas. La legalidad probada de las concesiones. Hay papeles y hechos que así lo demuestran. La libertad de expresión. La libertad del televidente que puede escoger entre RCTV y otros canales, todo ello sin ninguna limitación salvo la de su propia voluntad; el apego a la información veraz y oportuna; el derecho de los trabajadores del canal y el desamparo al que condenan a su familia…el autoritarismo y la ausencia del debido proceso. No faltan otros que recuerdan algún golpe tocuyano: usté ta enfermo, usté también; usté como chimó, usté también; usté es golpista mas golpista… era que no me acordaba y de golpe me acordé- Pero, por encima de todo esto, la democracia…la democracia…la democracia.

Y entonces qué hago yo en este mundo formado por dos conjuntos, uno de Chávez, otro de Granier, según es mi primera lectura. 99% de Chávez, el resto, y es mucho para el criterio de W. Lara, del otro. He usado la W en vez de William porque este es un nombre típicamente imperialista, esencialmente imperialista. Y sé que el ministro hace los trámites legales para cambiar su nombre por el de Guillermo, el bueno, el revolucionario, el Tell, puesto que no se conocen nombres de indios, que para ser felices ni nombre tenían o para ser mejores esclavos tomaron el que imponían sus amos.. No hay referencias literarias en juego, no se trata de escoger entre Shakespeare y Schiller, sino entre los nombres símbolos según las historias y leyendas por la libertad, la justicia, el amor. Como lo involucro a usted, caro lector, debo darle una breve explicación. Hela aquí.

Fui por años estudiante y “facilitador” en una disciplina heterogénea, heteróclita, para casi plagiar a un tal Sausure, oscura en su transparencia. Comunicación y lenguaje, creo que era la identificación programática. Y allí no solo se leyeron los clásicos universales sino también los criollos no menos mundiales, entre ellos Marta Colomina, Ludovico Silva…juntables otrora. Ludovico murió y brilla en su poesía, en su sabiduría, en sus fundamentos. Marta vive muy lejos de “el huésped alienante” y de su “Celestina mecánica”. Pero vive mejor, pese a sus sufrimientos por la democracia, la libertad… y demás, incluida su fe en la economía de mercado y las leyes de la oferta y la demanda. Yo, hoy vivo lejos, muy lejos de todo eso. No me son necesarios los libros ni las fuentes. Me basta con escuchar Aló presidente, los discursos encadenados del mismo Señor, quien con legitimo orgullo puede decir, “nada de lo que es me es ajeno”, “sólo Solo se que lo sé todo”, para lo cual lo único que necesito es tiempo y que nadie esté conmigo para que me interrumpa. Solo hago una concesión para enriquecer mi ignorancia, devoro los textos que firman nuestras autoridades universitarias.

Pues bien, no se si esto ya lo explica, la cuestión (me gusta esta palabra por el modo de empleo que le da Hamlet) para mí es cosa del poder. Nada más. Del poder sin gloria, digo mejor de la estupidez del poder. Un psiquiatra no chavista, desde luego, dirá que es una acto de venganza de Chávez y que en ello se traducen sus represiones y la presunción del maltrato materno y su refugio en la abuela. Que es del mismo signo que su afán de manejar el metro, montarse en la cabina de un Air Bus y creer, esto si es importante, creer que vuela aun cuando ande en un volkswagen rojo rojito. Uno chavista, que es cosa de justicia y control de calidad, para evitar los daños causados por la injusticia y los posibles por fallas tecnológicas. Un opositor filósofo, sociólogo o de la misma especie, dirá que cerrar RCTV, además de todas esas cosas feas sobre las violaciones al estado de derecho, legítima defensa o debido proceso, que –y esto es lo importante – que el televidente (o algo así) sufre en grave daño al diminuirse su libertad, porque él es quien ejerce dominio sobre su decisión de escoger lo que le da la gana de ver, oír, gustar, y tocar, del mismo modo que puede decidir comprar, degustar… la mercancía que le da la gana,…hasta terminar la cosa de este modo: es el debate, el conflicto, entre la libertad = democracia y la dictadura= comunismo a la cubana.

La cuestión es cosa del poder y del no poder, he ahí el dilema. . El Señor Presidente recurre a la coprolalia, al insulto, a la descalificación…porque nada tiene qué decir. Recurre a la Biblia o a Bolívar…por la misma razón, no tener nada que decir; pero cuando eso ocurre entonces hay que enmudecer al Otro, para que no haya la más remota posibilidad de interrogarse, ni tiene un Bolívar, ni al Nuevo Testamento… Etapas del poder, alguna vez la Santa Madre Iglesia prohibió la música, pero también la risa. Persiguió, cuando no vetó, indexó, la ciencia y la poesía para alimentar la fuerza del poder, el dogma. La hoguera donde por la verdad fueron a vivir los primeros héroes, sus mártires, la transformó en agujero negro para que no brotara la luz. Mi camarada Stalin hizo lo propio, y el sargento Hitler era abstemio absoluto. De ellos sobrevive la Santa Madre Iglesia, porque supo de la gravedad de sus pecados, yerros, aberraciones, pero sobre todo, porque su mundo interno lleva consigo la autoridad de la palabra de Cristo y sus buenos maestros, y, más todavía, porque a pesar de todo, escuchó la palabra ajena, para domesticarla cuando pudo, para crecer con ella cuando era superior. Los otros muertos de existencia permanecen en el odio, en el fundamentalismo, y en el terror, en el terror de no poder emborracharse por miedo a descubrir algún sueño, siempre probable aún en el más perverso de los hombres.

Los otros que entran en este juego, esconden en su cháchara, la ficción de la libertad en el otro para disfrutar la de ellos como realidad. La variedad de cuanto se consume es un artificio para que se consuma lo que se impone. El juego de las formas deja impune la esencia.

Pero a pesar de todo en esta larga historia que es esa la única, entre el poder y la libertad, vale decir entre la realidad y la posibilidad, la humanidad ha logrado buenas conquistas. La democracia es una de sus formas, que es buena si entre sus valores se venera y practica la tolerancia. Que es buena si cada quien reconoce la identidad del otro. Que es buena si tengo acceso y significación y capacidad de decidir en la toma de decisiones y si puedo decidir. Que es buena si se acepta la diversidad como la razón y ser de la existencia plena. Que es buena si se reduce el poder del burócrata y se evita el riesgo de eternizarlo. También el socialismo que sería bueno si permite que jueguen las ideas, que broten los poemas, que se entrelacen sueños, que no haya dioses a los que seguir ni idolatrar que simplemente haya hombres que confrontan ideas para alcanzar la belleza y la verdad.

Esto escribí hace meses. Ni una jota quito a cuanto está aquí escrito. Pero debo ir un poco más allá. Tratar de acercarme a la conducta del Gobierno, de nuestro Presidente en la presente situación, porque si bien se dibuja arriba, alcanza caracteres de mayor gravedad.
En reiteradas oportunidades, casi siempre y en toda partes el presidente caracteriza su régimen como democrático, participativo, etc., y sobre todo humanista. Y, el Presidente da al humanismo el amor como soporte moral, en términos de Cristo, según sus lecturas para justificar en él su socialismo y no escapa Marx en algunos de sus discursos, menos fundamentado ciertamente pero por ahí lo encuentra. Entiendo que el sr. Presidente, cuando recurre a esta “caracterización” del humanismo parte del reconocimiento de que el hombre, tal como vive en nuestras sociedades (quizá como ha vivido siempre) es profundamente incompleta su vida en cuanto a la posibilidad de hacer concretas la libertad y la felicidad. Parte, del mismo modo, de que el cristianismo, el de Cristo según invoca el Presidente, es la búsqueda de reconducir el hombre a su esencia, reconciliarlo sería mejor, con el perdón de Heidegger, a quien recurro ahora, por la transparencia de su planteamiento.

Dice Heidegger: “ … desde dónde y cómo se determina la esencia del hombre?.Marx exige que se conozca y reconozca al ser humano. Y él lo encuentra en la sociedad. Para él, el hombre social es el hombre natural. En la sociedad la naturaleza del hombre, esto es, el conjunto de sus necesidades naturales (alimento, vestido, reproducción, sustento económico), se asegura de modo regular y homogéneo. El cristiano ve la humanidad del ser humano, la humanitas del homo, en la limitación de la deitas. Desde la perspectiva de la historia de la redención, el hombre es hombre cuanto el hijo de Dios que oye a Cristo el reclamo del Padre y lo asume…” (Carta sobre el Humanismo)

Un proyecto humanista debiera reunir estas dos ideas centrales, tal como uno infiere pudiera ser el socialismo de HRCHF, su socialismo, bolivariano… cristiano humanista…Pero cuanto hemos visto en esos días está lejos, muy lejos de esa moral, de fácil inferencia, que de una u otra forma tiene en el amor su praxis como coexistencia y en la búsqueda de la libertad, condición esencial a la felicidad, su destino.. Un pueblo con sus necesidades fundamentales satisfechas, una sociedad en la búsqueda permanente de su felicidad. En su lugar, la razón y ese sueño dejaron su espacio a la violencia. Violencia en el lenguaje, violencia en las decisiones sin legitimidad, si creemos en esos fundamentos, especialmente el cristiano y humanista, que señala el presidente a su socialismo. Pero hubo más, en el tratamiento a los trabajadores de RCTV, tal como si ellos fuesen impíos, herejes, en el lenguaje de la Inquisición; comunistas en el enfermo lenguaje del macarthysmo, sea el político de ayer y el religioso de hoy, que tiene en el fundamentalismo una expresión macabra; sea en contrarrevolucionario de Stalin; sea el terrorista para el imperialismo brutal; sean oligarcas y vende patria en el lenguaje institucionalizado en Venezuela, lo cual es ya muy grave; pero, el tratamiento a ellos dado, además, de un su carácter fundamentalmente terrorista, estuvo colmado de un sadismo extremo no sólo por la humillación a la cual fueron sometidos, a burlas, difamaciones y calumnias en medios y en manos exclusivas del gobierno, sino, por algo mucho más grave: condenarlos a muerte (la negación del trabajo, su descalificación, etc.) y además celebrar su entierro a cada instante.

Grave error del gobierno y del Presidente, de manera especial, creer que este lenguaje y estas acciones son inagotablemente rentables. Lo fueron en tiempos finitos, si a veces largos, mientras más duraron mayor es la vergüenza histórica y mayores sus crímenes; recordemos de nuevo la Inquisición, el macarthysmo, el nazismo, el fundamentalismo, etc.. También a Pinochet y Videla, más cercanos. La única memoria que de ellos queda es el horror que tenemos al terror, al crimen y la necesidad de cuidarnos para que la historia no regrese o disfrazada vuelva.

Grave error creer, en hipótesis falsa, vil, miserable, pero sobre todo inhumana, que se puede destruir la consciencia social, religiosa, etc. a través de un discurso grotesco, ajeno a la ética y ajenos a la estética, que garantiza su acción por la fuerza y se solaza con la tortura del indefenso. Este modo de actuar es la causa primera y de mayor significación de la caída del socialismo real y de los regímenes autoritarios de todos los tiempos. Grave error es creer que lo propio, con cualesquier defecto que pueda tener su historia, desaparece bien con la muerte del propietario bien con el reparto de sus bienes. En este caso, el nuevo poseedor jamás tiene consciencia de lo que alcanza, porque careció del proceso de pertinencia necesario que se deriva del trabajo digno, de la inteligencia, de las habilidades también, y de esa carga afectiva inmensa que provoca en el hombre el contacto de sus ser consigo, y esto se expresa por la relación de su ser con cuanto hace.

Si el Presidente quiere entrar a la Historia de ética manera, ha de pensar en esto y cuando menos, repetirse a sí mismo a cada instante,
Cuando el gobierno es personal, el gobernante es rey; cuando de acuerdo con las leyes de la ciencia política, gobiernan los ciudadanos, siendo gobernado a su vez, se le llama gobernante (Política, Libro Primero, primera página)

Esto dijo muy claro y bellamente, el maestro de Alejandro Magno, hijo de Phillipo. Tal vez sea bueno este modesto consejo, que me atrevo a dar, en nombre de Aristóteles…Y claro, seguro estoy que podría servirle y alcanzaría los éxitos y sueños que Alejandro y Simón no pudieron tener en esta larga América y pequeño Mundo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba