Opinión Nacional

Lo que no oiremos en el Foro Social Mundial

En la reunión que lleva a cabo en Caracas la Corte de Los Milagros que llaman Foro Social Mundial, que no quepa ninguna duda, oiremos adulaciones a granel para el nuevo líder de la revolución mundial, que con su bolsa repleta de billetes verdes ha logrado el amor de los antiglobalizadores del planeta.

El culto a la personalidad que han implantado estupidizados dirigentes políticos venezolanos alcanzará allí otro de sus momentos estelares.

Para tal fin, el dinero de oscura procedencia no faltará. Una de las tantas acusaciones que pesa en Brasil sobre el señor LULA DA SILVA, es precisamente la del desvío de fondos públicos (¡millones de dólares¡) a través de negociados de la corrupción y testaferros para financiar los happenings del Foro de marras.

Los gastos de aviones, transporte terrestre, hoteles, viáticos, fiestas, centros de convenciones, espectáculos, documentos, libros, afiches, espalderos y francachelas de los miles de turistas snobs revolucionarios ¿quien los financiará? Pues el lector no se equivocará cuando responda esta interrogante.

Oiremos también, una vez más, la cantaleta hueca contra el imperialismo, la globalización y el neoliberalismo. Lloverán los desgastados cuestionamientos al libre comercio, la economía de mercado y las transnacionales. El demonio ALCA se llevará lo suyo.

Oiremos disquisiciones seudo-académicas sobre el complejo militar-industrial que supuestamente nos domina, los planes conspirativos y perversos del Pentágono, las fábulas aquellas de que lo de las Torres Gemelas de Nueva York fue montado por una conspiración de los israelíes, y que los huracanes son creados artificialmente por Washington.

Oiremos hablar de la gloriosa “resistencia” irakí, de la soberanía iraní para hacer bombas nucleares y su derecho a borrar del mapa a Israel, del plan contenido en los apócrifos Protocolos de los sabios de Sión, y, obviamente, de las delicias del paraíso cubano.

Oiremos toda suerte de falsedades, medias verdades, disparates, pero, sobre todo, demagogia, mucha demagogia, en un torneo enloquecido sobre quién tiene mayor poder para embaucar y engañar incautos. Allí seguirán atribuyendo la causa de nuestros males a los demás, a los extranjeros, a los gringos. De nuevo nos declararan víctimas de todas las conspiraciones de la CIA. La demencia ideológica será reina y señora absoluta.

Lo que con seguridad no oiremos de estos revolucionarios sin revolución, será una mínima condena a las tiranías sangrientas y conculcadoras de los derechos humanos de Castro, Mugabe o Kim Il Jong.

No se tocará ni con el pétalo de una rosa a los terroristas islamistas, los “locos de Dios” que asesinan a diario, en las calles de Bagdad, por decenas y centenas, a sus compatriotas en una demencial carrera hacia un infierno absurdo.

Nada se dirá de los periodistas presos en Cuba por expresar su opinión libre o de la enorme prostitución de niñas en las calles de La Habana.

No oiremos una sola propuesta concreta y viable para reducir la pobreza o aumentar el empleo de América Latina y África. No se hablará del fracaso de Chávez en el combate a la pobreza, su militarismo y atentados contra la democracia venezolana y los derechos humanos.

No oiremos hablar nada acerca de que la libertad, la democracia y la prosperidad son los bienes más preciados del ser humano, que deben ser preservados por encima de los autoritarismos y tiranías.

En fin, no oiremos nada sensato, el sentido común brillará por su ausencia y la racionalidad será virtud desconocida.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba