Opinión Nacional

Los Bomberos Metropolitanos

Durante los últimos 12 años de mi vida me he dedicado a tratar de que los servicios de emergencia de Latinoamérica sean más eficientes y la corrupción interna sea eliminada. En estos años he denunciado fraudes, profesionales falsos o servicios de bomberos convertidos en verdaderas y tenebrosas mafias criminales.

Desde bomberos transportando drogas o robando, pasando por un gobierno municipal que quiso apoderarse de los equipos conseguidos por voluntarios en Guanajuato. Una mujer española amargada por sus frustraciones que acosó moralmente por Internet a un rescatador andaluz laureado por la Naciones Unidas. Un empleado civil del Departamento de Bomberos de New York que se paseó por España y América Latina bajo aplausos y luciendo condecoraciones falsas y diciendo ser el reconstructor del los bomberos neoyorquinos después del 11S.

Son solo unos ejemplos de los casos que el equipo que formé en la revista “Desastres.org” destapó.

Ahora un hecho insólito y preocupante llama nuestra atención; La Ley del Distrito Capital.

El riesgo de que esta Ley ponga en peligro la vida de los caraqueños es real y tangible. Es fácil poder explicarla.

Los bomberos en el mundo han pasado por una serie de evoluciones a través de los siglos. El tema de zonas y áreas han sido parte de los debates del siglo pasado y antepasado. No ha sido simple de superar por muchas razones. Cuando se crean fronteras se crean problemas, cuando se crean zonas de responsabilidad la mente se fracciona. Se crean intereses, poderes y divisiones, aparecen temas de discusión interminable e imposibles.

Puede decirse que los bomberos del municipio “X” son responsables de los incendios de su municipio, suena lógico. ¿Pero que pasa cuando los bomberos del municipio “Y” están más cerca del incendio que los del Municipio “X”?

Mi estación de bomberos, la Antonio Alarco 60 estaba a pocas calles del límite con Lima y aunque nuestra jurisdicción era la del Callao, no otro distrito, sino otra provincia, nosotros podíamos llegar a incendios, emergencias médicas y rescates al menos diez minutos antes de que las unidades de la provincia de Lima se acercaran a nuestro radio de influencia.

Durante años los vecinos pagaron el precio de esa estrecha mente. “Mi zona, acá trabajo yo” o peor “Este es mi incendio”. Otra terrible “Este es mi hidrante, yo lo cogí primero”. Incendios a cinco bloques de nuestro cuartel no podía ser atendido por nosotros.

¿Cuántas vidas y propiedades se perdieron? No lo sé y quizá nunca se sabrá. Llegar al concepto de que “responde al incidente es el que esta más cerca” tardó muchas décadas en imponerse y eso que el Cuerpo de Bomberos del Perú era ya una sola entidad y gobierna a todos los voluntarios del país bajo un solo comando.

Coordinación, visión del futuro, unidad de comando y uniformidad son los que eliminan los problemas, porque el de zonas no es el único que aparece cuando se fracciona el universo. Ningún servicio de bombero es autosuficiente. Bomberos mexicanos cruzan la frontera norte, bomberos norteamericanos también los auxilian. Pasa igual en otros países.

Tener un cuerpo de bomberos en Caracas como esta actualmente debe enorgullecer a sus autoridades y población. Fragmentarlos, dividirlos solo a demostrado ser contraproducente en el pasado.

Como un oficial de bomberos con 24 años de carrera, no suelo halagar a otros servicios de bomberos porque prefiero dejar esa labor a la comunidad que esta más autorizada para evaluar el servicio que recibe. Pero puedo dar fe que aunque queda mucho trabajo por hacer, los venezolanos tienen uno de los mejores servicios de bomberos del mundo.

No son mis palabras de solidaridad de un bombero a otro bombero. No, lo que expreso son hechos. Los bomberos venezolanos en agosto del 2008 ganaron 83 medallas en los X Juegos Mundiales de Bomberos en Liverpool. En América Latina ningún país puede mostrar algo similar.

El de Caracas es un servicio de bomberos muy profesional. Visitando Venezuela tuve la oportunidad de ser el moderador en una mesa que debatía el Sistema de Comando de Incidencias y tuve el honor de debatir con el Comandante Delio Martínez, Jefe de Operaciones de los Bomberos Metropolitanos, solo debatir este tema muestra el avance del desarrollo venezolano.

Fragmentar, dividir, intervenir o absorber a los bomberos metropolitanos ahora causará daños que tardarán años en recuperarse. El animador chileno Mario Luis Kreutzberger “Don Francisco” decía que hacer televisión en los Sesenta en Perú era como estar en Hollywood. Luego de la intervención militar nunca la televisión se recuperó y han pasado 40 años. Son 23 desde que los militares dejaron el control de los medios de comunicación.

Fujimori, cuando su partido político perdió el Municipio de Lima en 1995 puso a su ex candidato a la alcaldía Jaime Yoshiyama como Ministro de la Presidencia otorgándole fondos millonarios mientras secaban las arcas municipales, limitando y recortando poderes al alcalde Andrade y compitiendo en obras. Yoshiyama comenzó hacer obras y publicitarlas exageradamente y a la larga no funcionó ni retribuyó en votos.

La población espera gesto de grandeza de sus líderes, no mezquindades.

Tener un servicio de bomberos que no funcione como una perfecta maquina engrasada en una zona activa de desastres es una opción que costará caro a los caraqueños.

El tiempo dirá si los políticos venezolanos han estado a la altura de sus desafíos o fueron víctimas de sus egos y con ello destruyeron o no, uno de los mejores servicios públicos que tenían, el de bomberos.

(*) (%=Link(«http://www.josemusse.com»,»josemusse.com»)%)

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba