Opinión Nacional

Los guisos venezolanos

Como es de saber de todas las personas la corrupción ha existido siempre en el gobierno de Venezuela. Desde salió esta división en antes y el después con la quinta república no es la excepción. Para muchos, incluso, ha alcanzado nuevas dimensiones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente, especialmente en carros y viviendas de lujos que lo vemos con los llamados boliburgueses. Que están sembrados y regados en diferentes estados del país los nuevos ricos del chavismo a los que vemos a cada rato y nos enteramos sus triquiñuelas. Esas anomalías las denunciamos por las vía que nos la libertad de expresión  que a veces está en peligro, pero la decimos y nos hacemos eco de esas informaciones que nos envían. Por tal razón expongo una información de un campesino nacido en Galipán y fue criado, levantado y formado con el producto de una agricultura ancestral de pico, escardilla y riego. En donde se fue a estudiar al llano y se quedó en esos lares donde con muchísimos sacrificios he adquirido unas bienhechurías construidas sobre un terreno de más o menos 100 has perteneciente al INTI, antes IAN. A lo largo de los 19 años que tengo trabajándola la cual no ha recibido nada del gobierno sino limosnas del estado quien llena nuestras alforjas de esperanzas con promesas de mejoras en nuestras vías de penetración y con créditos que nunca llegan.

El año pasado e imitando a todos los otros gobernadores del Guárico se nos prometieron la construcción de pozos a través de las alcaldías, en otros casos financiadas por fondas y directamente con recursos de la gobernación. Como siempre las ilusiones y los sueños se incentivan al escuchar estas promesas. Pasamos entonces a ser los mejores practicantes de la paciencia, esperando y repitiéndonos: «esta vez sí», «en algún momento comienzan». Pero lo único que comienza es la desesperación y la frustración. Seguimos viendo cómo se financian a taxistas, buhoneros y a todo aquel que se acerque a los entes de financiamiento con una carpeta llena de documentos falsificados y son atendidos con un entusiasmo que va acorde con la comisión que ofrezcan a los técnicos y a los funcionarios que intervienen en el proceso de otorgamiento de los créditos. En banfoandes, ahora bicentenario reposan miles de millones de bolívares fuertes de terceras partidas de créditos que están destinadas a cosechas y transportes de productos que nunca se sembraron y que no pueden retirar porque deben presentar las guías de movilización. Los verdaderos productores por nuestra parte, nunca llegamos a tener este beneficio pues deberíamos dejar morir nuestros animales para apostarnos por tres meses en la puerta de los entes financieros con una carpeta mojada en sudor debajo del brazo, rogando por ser atendido y ofrecer la respectiva «tajada» a los técnicos para que te atiendan. Quedamos entonces con un financiamiento que no solo es insuficiente de por sí, sino que tenemos que diezmar para dar «regalitos» teniendo así que sembrar 20 has, cuando el financiamiento es de 30 o de 40 has. y si el invierno es como del año pasado, quedamos endeudados hasta el sombrero y tenemos nuevamente que volver al calvario de tener que acudir a estos entes de gobierno a suplicar a funcionarios déspotas y con una notable falta de preparación por un nuevo refinanciamiento y somos tratados como basura, como si se nos estuviera haciendo el más grande de los favores, cuando la realidad es que las enormes barrigas que les cuelgan son producto de la comida que ingieren gracias a que somos nosotros los que nos exponemos a la insolación, o a ser lesionados por una vaca o un toro, o a quedar en la ruina con un mal invierno o por una plaga incontrolable, o por no poder sacar nuestras cosechas. Lo cierto es que para pasar de campesino conuquero a mediano productor en este país se necesita algo más que suerte, suerte por cierto que les sobra a los que logran aferrarse al mecate que guinda de las esféricas de los gobernantes y que ganan fortunas sentados en aire acondicionado y de paso deciden el destino de nosotros los que sufrimos desde antes del inicio del invierno la incertidumbre de si vamos a tener financiamiento, luego sembramos sin conocer los precios a los que se nos comprará la cosecha, sembramos y nos arrodillamos a rezar porque el invierno sea benévolo con nosotros, cosechamos y arrimamos para que la agroindustria diezme nuestras cosechas con descuentos injustificados y de vuelta a la rodilla para rogar que se nos pague, eso sí, al precio que a ellos les dé la gana. El descontento de este campesino no queda aquí sino en las empresas del Estado en la parte agrícolas con Corporación Venezolana Agraria.
 Actualmente se ejecuta el proceso de reestructuración para dar paso a la sonada Corporación Venezolana de Alimentos – CVAL, para nadie es un secreto el estado de banca rota en que se encuentran las Empresas de Producción Socialista adscritas a CVA, antes estandartes de la soberanía alimentaria, CVA Cereales y Oleaginosas de Venezuela, CVA Lander Carnes y Pescados, CVA Lácteos  y CVA Cultivos Varios, en cada una de estas sedes, o lo que queda de ellas, el personal recoge sus macundales para mudarse a la sede matriz, porque allí no hay dinero ni para cancelar gastos por viáticos y movilización, una vez instalados en la Av. Libertador, se procederá a decidir quién se queda y quien se va, porque CVA no puede con la carga de sueldos y salarios de todas estas personas, se estima que más de 300 personas perderán sus puestos de trabajo; mientras que por otra parte a la Coordinadora de Eventos de la Gerencia de Comunicación, Belkis Rodríguez Barreto, le han solicitado el cargo al no poder sustentar gastos de más de 300 millones de bolívares, dicen que renuncia apelando a la enfermedad de su padre, pero se muestra muy feliz de poder descansar por fin en casita el dinero que con tan poco esfuerzo se ganó, plausible el esfuerzo de la Gerente, Angelimar Bonilla, de no querer manchar su gestión con esos conatos del pasado, pero lamentablemente ya son ampliamente conocidas sus andanzas y las de sus coordinadoras, contribuyendo a crear más descontento entre los trabajadores cuando  justo en el delicado momento que atraviesa el proceso revolucionario el presidente de CVA, Juan C. Jiménez, admite públicamente que esa empresa está quebrada y ahora hay que centralizar esfuerzos en la naciente CVAL, la cual seguramente saquearan también él y sus amigos, estamos cansados de ver ante nuestros ojos el despilfarro del dinero de los venezolanos, de las políticas desacertadas y del radicalismo que los lleva a profesar que no importa si no hay producción, lo que importa es la lealtad al comandante, asegurar los votos de los ignorantes, aquellos que no pueden ver más allá de su nariz, y no podemos dejar pasar la renuncia en la presente semana del Gral. Muller Rojas al PSUV, ideólogo comunista del proceso revolucionario quien cansado de tanta hipocresía se aferra a sus ideales de izquierda y con convicción honesta dimite, ésta sería la segunda renuncia de peso para esa tolda política en lo que va de año, después de Henry Falcón, Gobernador justamente del estado Lara, (sede nacional de la mayoría de las empresas adscritas al MPPAT), de quien celebramos su demostración de valentía y bajo el lema de Lara tiene dolientes, nos unimos a su causa en pos de una revolución eficiente con inclusión de todos los sectores y por supuesto con las cuentas claras ante el pueblo venezolano.
Los guisos venezolanos la vemos a cada rato en el sector agrícola vean todos los casos de corrupción como: Palmaven, CAAEZ, GVA entre otros casos que se ven esta revolución. …así son las cosas… Oscar Yanes  
 
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar