Opinión Nacional

Los vientos del este soplan sobre el Oeste

Recurrir a las fábulas de la gigoló-izquierda del continente y de gobiernos cuyo interés proviene de jugosas exportaciones, derivadas de la quiebra industrial de nuestro país para formar un coro de argumentos fútiles relacionados con “golpes suaves”, agresiones imperiales y así maquillar las agresiones despiadadas del aparato militar; es inaceptable para la población y la juventud estudiantil que lucha en los rincones de Venezuela por democracia y por un futuro digno.

Del mismo modo difundir la versión gubernamental justificada por medios internacionales, donde se desarrolla en nuestro país una lucha de clases, a partir de élites de la oligarquía y la clase media contra un gobierno obrero y popular, a la luz de los acontecimientos sucedidos en febrero 2014, no resiste ningún tipo de argumento que justifique la brutal represión gubernamental publicitada en el mundo entero.

La gestión chavista del poder ha derivado en la expansión de un estado asistencialista promotor de la pobreza y la precarización del empleo digno, a partir del abaratamiento de la mano de obra y el congelamiento de contratos colectivos; por otro lado ha centralizado las divisas petroleras y ha reducido drásticamente el aparato industrial nacional, con el objeto de favorecer los negocios importadores de la neoburguesía bolivariana.

Este curso político antinacional ha contraído la economía generando desabastecimiento, escasez, desempleo, inflación, bajo poder adquisitivo y deterioro acentuado del nivel de vida. Contra esta triste realidad es que se ha producido la rebelión estudiantil, hoy apoyada por importantes sectores de la población, enfrentada a un inmenso Estado Rico Vs. Un pueblo famélico y pobre.

Este terrible cuadro de descomposición económico-social se desenvuelve en un contexto de limitación progresiva de la libertad de expresión y las libertades democráticas, persecución de los ciudadanos, criminalización de la protesta laboral, imposición de autocensura a los medios de comunicación y detención de dirigentes políticos opositores. Por Ej. Para algunos jueces constituir un sindicato en una empresa estatal es instigación a delinquir y exigir un contrato colectivo es una extorsión al patrono.

Rememorando estas ejecutorias a las acciones fascistas que los regímenes estalinistas del Socialismo Real promovieron en Alemania Oriental 1953, en Budapest- Hungría 1956, en la Primavera de Praga 1969, en los astilleros de Gdansk Polonia 1980, donde surgiera Solidarnosc con Walesa como líder. Era la época del breviario soviético donde los vientos del Este soplaban sobre el Oeste, hoy defenestrados felizmente por las ansias populares de libertad y democracia.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba