Opinión Nacional

Marramucia

Aunque hoy se emplea mucho menos que antes, la palabra marramucia, y su variante marramuncia, sigue siendo muy venezolana. No aparece en el DRAE, ni en el Diccionario de americanismos de Marco A. Morínigo. Tampoco en los diccionarios de cubanismos, puertorriqueñismos, peruanismos y argentinismos que he consultado. Pero sí lo hallamos en el diccionario Americanismos, de la Editorial Sopena, definido como “Marrullería, astucia con que se halaga a quien se quiere engañar”, y, como es norma, absurda sin duda, en este diccionario, sin atribuirlo a ningún país o región en particular, como si fuese usual en toda Hispanoamérica, lo cual no es así. También está en el Diccionario de americanismos de Alfredo N. Neves, definido igualmente como “Marrullería”, y atribuido al norte de Argentina – no creo que sea cierto– y Venezuela. En estos dos diccionarios, además, el término figura en la variante marramuncia.

En el Diccionario de venezolanismos (M. J. Tejera et al) se definen marramucia y marramuncia como “Acción innoble o deshonesta; vileza, artimaña. 2. Hechicería”. Esta última acepción se señala como propia de Barlovento, y la otra como usual en la región central, los Andes, Lara, Barinas y Nueva Esparta. Pero recuerdo muy bien haberla oído igualmente en Portuguesa, y creo que es usual en todo el llano.

El Diccionario del habla actual de Venezuela, (R. Núñez y F. J. Pérez) es más escueto en su definición, que incluye las dos formas: “Trampa o engaño”.

Lisandro Alvarado, por su parte, citando a M. Carmona, define marramucia más ampliamente, como “Marrullería, bellaquería, picardía, tunantada, artimaña”. El DRAE define “marrullería como “Astucia tramposa o de mala intención”.

La palabra marramucia aparece documentada en Venezuela ya desde mediados del siglo XIX. Su origen es incierto. Ángel Rosenblat, en su Buenas y malas palabras, la menciona varias veces, pero nada dice sobre su etimología.

Lo cierto es que marramucia, que, como dije antes, hoy se usa menos que en el pasado, tiene un gran valor semántico y simbólico, muy vinculado con la idiosincrasia del venezolano. Entre nosotros, en efecto, es muy común que una parte de la población practique la marramucia, la viveza de mala ley, la tramposería, el fraude, y por otra que, en la acera de enfrente, grades sectores de venezolanos denuncien y critiquen duramente aquella conducta deshonesta e indigna. Lo más preocupante es que, al parecer, la tendencia a la marramucia aumenta cada día.

Oiga de lunes a viernes, a las 11,30 a.m., el micro CON LA LENGUA EN ONDA, por RADIO ONDA 107.9 FM, la superestación, en el programa de Mari Montes.
Visítenos. Será bien venido: www.conlalengua.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba