Opinión Nacional

Mensaje a los Musiú

Se ha puesto internacionalmente de moda la preocupación por lo que ocurre en nuestro país. Esa inquietud desgraciadamente está afectada de tintes políticos que no ayudan a la preservación del sistema democrático venezolano, que de paso, es pionero en América Latina por su continuidad y alternabilidad desde 1958.

La última obra puesta en escena por el Gobierno con la traída al país del ex presidente Jimmy Carter y la invitación a la OEA y la ONU se enmarca dentro de una estrategia de relaciones públicas internacionales, mediante el cual el Gobierno pretende venderse como representante “de fuerzas progresistas y democráticas”, pero es víctima de una conspiración adelantada por “elementos retrógrados y fascistas”.

Las promesas del gobierno expresadas a cuanto musiú llega al país de apoyar una Comisión de la Verdad imparcial que esclarezca los asesinatos y saqueos de abril; de respetar las Instituciones Públicas no interfiriendo en sus decisiones; de sacar a las FAN del debate político; de aceptar las opiniones adversas sin amenazas ni agresiones; de reconocer las autoridades legítimamente electas por los trabajadores; de revisar de leyes habilitantes fundamentales, son pura mentira, ninguna de estas promesas han sido ni van a ser cumplidas.

Es bueno que la comunidad internacional sepa que nuestra tradición democrática y republicana, está lo suficientemente arraigada para resistir los embates del ilegítimo autoritarismo chavista. Es más, la posición de la gran mayoría del pueblo, es salir de esta crisis provocada por la intolerancia del proyecto ideológico, utilizando medios institucionales que están a su alcance. Sin embargo, sí el presidente persiste en bloquear los caminos que faciliten una salida pacífica, el pueblo sabrá acudir a otros medios para resolver el conflicto.

El diálogo que la comunidad internacional reclama, carece de sentido pues no hay un interlocutor válido de parte del gobierno. Es evidente que Chávez está secuestrado por los militares que lo devolvieron a Miraflores. Y se constata, que entre sus aliados se ha producido una desbandada a ver quien capitaliza y dirige “el chavismo”, una vez que el presidente haya renunciado. La ingobernabilidad ha alcanzado tal magnitud que no hay espacio ni tiempo para dialogar más allá del tema de la transición política inevitable.

Después de los sucesos de abril, el pueblo, siempre dispuesto a mantener la esperanza por un mejor futuro , creyó en el presidente y en sus expresiones de rectificación, de diálogo y de perdón. Pero esta palabrería hueca quedó sepultada, y en el presente lo que la mayoría del pueblo exige, es su salida.

Estamos convencidos, que la causa popular es tan justa y la lucha tan firme, que al final los venezolanos, con OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba