Opinión Nacional

Mentiras eléctricas

La espiral de colapso del sistema eléctrico nacional tiene de cabeza al alto gobierno, y no sólo por los efectos ruinosos para la economía y la sociedad, sino por la búsqueda de excusas y pretextos que la justifiquen y eximan a la revolución bolivarista de su obvia responsabilidad, luego de 11 largos años en el poder.

Al fin y al cabo, cuando el señor Chávez llegó a Miraflores a comienzos de 1999, en Venezuela había superávit de producción eléctrica, es decir que se lograba satisfacer el consumo interno y además se exportaba energía a Colombia y se culminaban los proyectos para la exportación al norte del Brasil. Ahora, en el 2010, hay un enorme déficit de producción eléctrica y los apagones y racionamientos son una lamentable realidad de mañana, tarde y noche. «Lo extraordinario se hace cotidiano», tal y como reza la propaganda oficial.

De allí que para «mercadear» la justificación de semejante catástrofe, los voceros gubernativos estén insistiendo en las denominadas «mentiras eléctricas». La primera y más ruidosa es que todo el problemón de debe a temporada de sequía…. a su vez causada por el «fenómeno de El Niño» y demás cambios climáticos generados por el calentamiento global….

Sin embargo, el país ha experimentado sequías más prolongadas e intensas que la actual, y la situación del sistema eléctrico nunca llegó a los extremos de incapacidad del presente. Cabría preguntarse si el desmejoramiento de la planta de Tacoa en Catia La Mar se debe al calentamiento global, o si la fallas de mantenimiento en diversas turbinas del Guri se debe al cambio climático, o si el deterioro de Planta Centro se debe al «fenómeno de El Niño»….

La desinversión en el sector, la desprofesionalización de Edelca, el desvío de importantes recursos financieros a programas de electrificación en Cuba, Nicaragua y Bolivia, y el fallido esquema de adquisiciones millonarias de plantas cubanas y bielorrusas que se volvieron chatarra, no tienen nada que ver con temas climáticos sino con esa mezcla de dolo y negligencia que caracteriza el proceder de el gobierno revolucionario.

     Así mismo, se invoca otra mentira eléctrica al señalar que la causa de la megacrisis también está en el aumento del consumo eléctrico. Cierto que el consumo se ha incrementado, pero no lo es menos que siempre ha sido así desde hace más de 100 años… El incremento del consumo es un dato de la realidad venezolana que los planificadores deben prever, y justamente por eso fue el desarrollo del sistema hidroeléctrico del Caroní, y del sistema termo-eléctrico nacional.

El que dichos proyectos se hayan abandonado, como la construcción de las represas del Alto Caroní, o congelado, como la conclusión de Uribante-Caparo, o deteriorado, como las termoeléctricas de la región centro-norte-costera, tampoco tiene que ver con el aumento del consumo, sino, de nuevo, con la incompetencia delirante del gobierno revolucionario.

Otra mentira eléctrica es que el colapso del 2010 es culpa de los gobiernos anteriores a 1999. Cuando en verdad si no fuera por el perseverante esfuerzo del Estado nacional a lo largo del siglo XX, hoy andaríamos con lamparitas de kerosene y fogatas prehistóricas. Las mentiras eléctricas, electrocutan, y además insultan la inteligencia del venezolano en medio de la oscurana del régimen de Chávez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba