Opinión Nacional

¡Mosca con el bochinche!

En el ocaso de la Primera República un sereno Miranda se despierta para contemplar la triste escena de su entrega a los realistas. “Bochinche, bochinche, esta gente no sabe hacer sino bochinche” exclamó decretando su rechazo a la desunión civil venezolana. La capitulación con Monteverde, encargado de la causa realista para restablecer el mando español en Venezuela, fue manipulada a los fines de expulsar de la escena al ilustre Generalísimo universal.

Sobre la expresión Mirandina dirá Don Arturo Úslar Pietri ante el Senado de la República el 04-07-1966: “En el fondo de la conciencia venezolana resuena y debe resonar para siempre aquella voz que en la más trágica hora de su existencia condenaba y maldecía la anarquía estéril, la violencia estúpida y el desacato a las instituciones y a la autoridad legítima”. Palabras sabias que resumen nuestra necesidad de unión ante la empresa más importante que es salvar el país.

Francisco de Miranda nos llamó al respeto de la ley, al orden inspirando en las instituciones y a mantener la cohesión ciudadana para proteger el bien más preciado de la joven Venezuela independiente: la libertad. Doscientos años después la consigna es la misma, mantenernos dentro de la constitución. Ahora cuando el poder ha sido usurpado por una camarilla ilegítima proveniente de la nueva clase oligarca que gobierna desde hace 15 años, más unidos debemos estar.

Los estudiantes se han llenado de gloria nuevamente. La juventud venezolana logró lo que parecía imposible luego de las derrotas de 2013: convocar a miles de almas a las calles. El plan del 12F fue cumplido a cabalidad, pacíficamente. Luego de concluir la marcha central en Caracas, grupos armados, paramilitares afectos al gobierno, arremetieron durante tarde y noche dejando el lamentable saldo que ya conocemos. Ya esto había iniciado en Los Andes y Margarita.

Para el gobierno sólo existió un lamentable fallecido que fue un miembro de un colectivo. No hubo serias condolencias a los familiares de los muchachos caídos, menos revisión sobre los heridos de bala. Gases lacrimógenos y perdigones a quemarropa han llenado todos estos días con la más solemne impunidad estatal.

Sin embargo, la MUD deshoja la margarita. En su seno se debate el “¿qué hacer?”. ¿Acaso 15 años de abusos no han sido suficientes? Se argumentan miles de llamados al cese de la violencia cuando es claro que al régimen no le importa la vida de nadie. Numerosos analistas han abordado los contados espacios de opinión que quedan para exponer su pensar sobre un posible repliegue de las masas para “esperar” que calmen las aguas y aclare el panorama.

Pero las aguas no han calmado y el panorama no pinta aclarar. La gente está disgustada por la inflación, la escasez, la inseguridad y a esto añadimos la brutal represión y censura que se está viviendo. Las alarmas están encendidas y la sociedad de políticos debe estar a la altura de la demanda popular. Notamos a principio de semana una dirigencia perdida, asustada, buscando culpables del lado de la oposición en vez de encausar el despertar colectivo para lograr victorias.

La solidaridad internacional está ahí, muy presente. Mosca con un bochinche pues no estamos para nuevos errores que puedan costar largas esperas para otras elecciones amañadas. No se puede cohabitar con el totalitarismo y la orden de captura contra Leopoldo López así lo demuestra. Sigamos en la calle.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba