Opinión Nacional

Mujer, excelencia universal

El papel de la Mujer en el desarrollo del mundo ha sido más que preponderante, por tanto a través de los distintos capítulos de nuestra historia ya sea directa o indirectamente ha influido en la determinación y posterior aplicación de múltiples actos de alta significación para nuestra vida. Es de resaltar que incluso desde el origen divino de las religiones la mujer ha tomado un rol activo en la transmisión de valores como lo expresa por ejemplo el judaísmo y el catolicismo quienes reconocen un principio de complementación y no de exclusión, ya desde la creación del propio Adam y Eva.

Ciertamente la mujer se ha visto atacada e ignorada por mucho tiempo, y en muchas sociedades no se le reconoce su importancia, sin embargo día a día las mujeres siguen luchado por la igualdad de género y están alcanzando sin duda alguna las metas proyectadas, planteándose desde un principio como un derecho humano el hecho por el cual no existe diferencia ni discriminación alguna entre hombres y mujeres, principios bajo los cuales se le han sido otorgados derechos políticos, jurídicos, civiles, económicos, sociales, etc. que antes les habían sido negados. Es por ello que en los distintos continentes: África, Asia, Europa, América y Oceanía, actualmente se les está convocando a participar activamente en las reformas necesarias para realizar un mundo igual, eliminando leyes discriminatorias y por otro lado creando leyes que las protejan y les permitan defenderse como en el caso de la violencia que muchas de ellas sufren, permitiéndoles el voto como parte de la participación y decisión de los destinos de sus naciones, garantizándoles el desarrollo dentro del hogar como en los distintos estudios, profesiones y trabajos que ahora desempeñan, inclusive aumentado e insertándose dentro de las plataformas internacionales como la ONU y en los propios sistemas nacionales elementos especializados para asuntos de la Mujer.

Muchos son los ejemplos de mujeres que han dado al mundo todo de sí, cada una desde su propia óptica, campo y labor. Desde los anales de la historia surgen nombres resaltantes de líderes perseverantes y de lucha como: Juana de Arco, Rosa Luxemburgo, Eva Perón, Rosa Parks, Golda Meir, Indira Ghandi, La Madre Teresa, Margareth Thatcher, la inolvidable dama de hierro, entre otras figuras notables que han logrado cambios reales desde tiempos pasados para la sociedad contemporánea. Por lo que cabe destacar que la aparición de estas mujeres no se ha detenido con el devenir de los años y personajes de más reciente data han seguido emergiendo en el escenario internacional, por ellos no resulta nada extraño la aparición de simbólicas figuras como el de la ya fallecida princesa Diana de Gales, la senadora y ahora secretaria de estado Hillary Clinton líder tradicional de los Estados Unidos, o la hasta hace poco tiempo también ya fallecida líder pakistaní Benazhir Bhutto quien lograra ser por primera vez la primer ministro mujer de un país musulmán. Modelos que han sentado las bases para que sigan apareciendo nuevas líderes del cambio de paradigma social humano.

De una u otra manera la mujer ha logrado posicionarse a lo largo y ancho del mundo, ya somos testigos de mujeres presidentes de algunos países, secretarias de estado, cancilleres, embajadoras, jueces, senadoras, diputadas, empresarias, académicas, etc. Defensoras incansables del hogar: madres, esposas, hermanas, hijas, amigas, compañeras, etc. En cualquier rol que se les haya impuesto o que hayan decidido asumir han demostrado ser supremamente capaces con una eficacia digna de admirar, por lo que este precedente no debe ser solo por el día internacional de la Mujer como homenaje a aquellas mujeres que se plantaron en defensa de sus derechos, por el contrario, debe presentarse este reconocimiento a diario como las constructoras y inmejorables consejeras de gran parte de nuestra comunidad actual, y que lejos de los extremismos que representan el machismo y el feminismo, han sabido recorrer junto al hombre los caminos que nos lleven al bienestar, paz y mayor suma de felicidad posible. Cada gesto y acción de la mujer resultará en lo adelante ante la sociedad mundial un digno signo del gran y valioso ejemplo que ha resultado ser, citando al gran actor y director Woody Allen en una jocosa pero muy acertada frase y reflexión “¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante: ¿Habrá mujeres allí?”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar