Opinión Nacional

No es contra Chávez

Es contra todos los males que sufrimos ya como algo natural e inevitable
Lo increíble en los resultados de las encuestas no es que Chávez pierda
popularidad sino que la conserve en márgenes importantes y a veces
mayoritarios. Resulta fuera de toda lógica que en un país donde la muerte se
ha convertido en lugar común y en azote que afecta no sólo a los ricos,
sino, sobre todo, a los humildes, la gente pueda seguir teniendo confianza
en el principal responsable de esa situación.

De la misma forma ocurre con la salud, el empleo, la educación y la crisis
de los servicios públicos. Venezuela es un país postrado en la miseria, en
la mugre, en la desesperanza y sin embargo buena parte de la población cree
en Chávez, postura que uno podría atribuir a la ignorancia, la inconsciencia
o al más abyecto masoquismo porque no se entiende de otra manera el
conformismo o, incluso la satisfacción que alguien pueda encontrar si va a
un hospital y no lo atienden, la basura se acumula a las puertas de su casa,
tiene tres meses sin recibir agua y se le quemó la nevera por culpa de un
apagón.

Pues no, ese sería un razonamiento facilón que si bien puede tener buena
parte de la razón no termina de ir a la clave del asunto y ésta, ni más ni
menos, en algo tan sencillo que si bien Chávez pierde popularidad casi
nadie, en la oposición, la gana. La gente que deja de creer en Chávez y la
que todavía mantiene la ilusión no encuentran en los partidos, ni en los
personajes que los dirigen, una alternativa que la haga creer y sentir que
las cosas no sólo pueden ser mejores sino que deben serlo.

Con eso no le resto méritos a los gobernadores y alcaldes de la oposición
quienes, con todo el poder del gobierno y del Estado en contra, están
realizando gestiones positivas que, la gente, poco a poco, ha venido
apreciando. Es más, si de alguna parte debe insurgir un líder nacional será
de allí porque no hay mejor argumento que mostrar obra hecha a la hora de
salir a pedir votos.

Sólo que esas opciones aún no se consolidan y a pesar de que Capriles,
Ledezma, Ocariz, Blyde, Graterón, Pablo Pérez o Pérez Vivas gocen del apoyo
mayoritario de sus gobernados, resulta evidente que, hasta ahora, no
despuntan como una opción política nacional ante el peor gobierno que haya
tenido Venezuela en su historia y en todo caso no es mucho lo que puedan
hacer ante las elecciones parlamentarias que se avecinan. Están, por otra
parte, los estudiantes, pero hay que darles tiempo y eso, a juzgar por el
adelanto de los comicios, es algo que no se tiene.

Lo único cierto es que sólo creando una estructura unitaria donde se junten
los verdaderos líderes comunitarios y se presente un programa legislativo
que se convierta en una verdadera alternativa de cambio, será posible vencer
todos los males a los que el acostumbramiento y la pasividad nos han
condenado a soportar como algo natural e inevitable. ¿Serán capaces de
lograrlo? A veces pienso que no.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba