Opinión Nacional

“No, es No”

A Chávez le importa tres pitos que el país le haya “echao un parao” el pasado 2 de Diciembre. Ya esta claro que no acepta un “no” como respuesta y sigue con su plan de convertir a Venezuela en un país comunista a la Chávez. Es mas, sabemos que el Presidente tenía ese proyecto escondido bajo la manga antes de ganar las elecciones presidenciales del 2006 y no lo hizo público porque las encuestas revelaban el poco apoyo popular a sus ideas de origen Fidelista. Luego de la derrota de su proyecto constitucional, llegó hasta a confesar cínicamente que había perdido porque le faltó tiempo para “convencernos.” Toda esta descarada manipulación hay que tenerla en cuenta para comprender lo que nos está pasando y lo que se nos avecina.

Luego del pasado 2-D aprendimos que para Chávez las elecciones son sólo instrumentos para legitimar lo que le conviene, cuando las pierde: las ignora. Por eso en la practica-no en la verborrea- desconoce el resultado del referéndum de 2-D, contraviene la voluntad popular, nacionaliza y re-nacionaliza empresas, acaba con los sindicatos –como el de Sidor- por ser hijos del “capitalismo salvaje”, insiste en una reforma educativa para adoctrinar a los niños, crea una policía nacional, juramenta su guardia pretoriana y si encuentra oposición, le echa la culpa al “terrorismo mediático” por lavarnos el cerebro y aprieta el torniquete a los medios tele auditivos. En síntesis, el Presidente se hace el loco y no acepta que “No, es No”. ¿Nos vamos a quedar de brazos cruzados?

La segunda lección es la siguiente: al encontrarse en un año electoral, Chávez enfrenta su conocida tensión entre su apuro revolucionario y la conveniencia táctica de vestirse de cordero para ganar las elecciones. Así como se llenó de amor y se pintó de azul durante la campaña del 2006 sólo para arreciar su proyecto radical al día siguiente de haber ganado, debemos esperar este año, retrocesos tácticos que no deben engañarnos. ¿Necesitamos mas pruebas de su manipulación y su convicción de que carece de respaldo popular para sus ambiciones totalitarias?

Como también aprendimos que no le gusta perder, las elecciones de Noviembre representan un reto imposible para Chávez, lo cual nos puede costar caro. Sin ser triunfalistas, basta preguntarse ¿Cómo puede ganar partiendo de una situación en la cual controla el 90 por ciento de alcaldías y gobernaciones? Muy difícil, a menos que juegue aún mas sucio de lo acostumbrado. Quizás por eso se corren rumores de cambios en el CNE y muy a la Iraní, se inhabilitan arbitrariamente a los oponentes con más chance de ganar. ¿Vamos a permitir que nos arranquen ilegítimamente el derecho a votar por quien nos de la gana?

En fin, un Chávez vestido de rojo o disfrazado de azul sigue y seguirá utilizando todo su poder para convertirnos en comunistas. Está en nuestras manos detenerlo, no dejarnos engañar y obligarlo a que respete la voluntad popular.

Venezuela es hoy un país encendido por la rabia y la frustración el cual convive con otro adormecido por la cobardía y/o la corrupción. La mala noticia para Chávez es que el primero crece indefectiblemente a expensas del segundo y que ese país encendido, seguirá saliendo a la calle para darle otro parao a Chávez y recordarle que “No, es No” todas las veces que sea necesario.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba