Opinión Nacional

No estaba ponchado

Como consigna inicial y espontánea de los estudiantes estaba bien, pero como lema de fondo para una campaña electoral, no nos parece. Siempre la euforia como que puede más que los hechos reales y creemos que estamos cerca de un desenlace cuando apenas comenzamos.

La “oposición” de este país se ha caracterizado por laxa, dejando un esterero de episodios tristes, sin que nunca llegue a completar una autocrítica y terminen de ponerse los pantalones. Por ello, es que Chávez se ha constituido en un Presidente “eterno” y el mismo con sus desatinos establece su propia oposición.

Cuando vemos que más se equivoca, pensamos que esto es producto de la “oposición” sin que ella realice algún trabajo entre las masas. Todo se asemeja a las ficciones o a los espejismos, y así nunca lograremos alcanzar un cambio. Los políticos se dirigen hacia su único objetivo pretendiendo obtener un cargo de elección popular, aunque las condiciones estén casi vedadas por el CNE y ni siquiera ya protestan por eso. Se ocupan de pelear entre ellos escogiendo los supuestos candidatos unitarios.

Ojalá el desgaste no sea tan grande y fastidioso que termine estimulando una abstención silenciosa. Mientras esto ocurre, el oficialismo representado e instituido por su máximo cabecilla, comienza arrollando los pocos bastiones democráticos de la disidencia y cierra a RCTV internacional.

Entretanto, la presencia de la “oposición” es dispersa y casi nula, y la sociedad civil sigue sin entender a quienes representa, o si es que se arrogan esa cualidad. Aquí se ha votado por una dirigencia “opositora” por resignación y porque no queda otra salida, la mayoría de las veces fueron grandes decepciones las que se cosecharon.

Y llegamos persistentemente a lo mismo, que no hay un líder, no, lo que no hay es organización y se delega en esa laxa “oposición” porque la sociedad civil no logra asumir una resistencia contra el agravio de sus libertades. Lo estamos presenciando en este momento con el poco apoyo que recibe esta tercera generación del movimiento estudiantil que emerge con fuerzas y sin miedo.

Si nos concretamos únicamente a esperar las elecciones parlamentarias, y abandonamos las luchas diarias contra el alto costo de la vida, racionamiento de luz y agua, pasará lo de siempre, y serán electos por la oposición los diputados que quiera Chávez en la Asamblea Nacional, y de esta manera se apagará nuevamente cuanta resistencia se haya materializado, continuando indemne el régimen y sin una estructura política capaz de representarnos y movilizarnos.

Esto no nos conduce a ninguna parte, ya lo hemos vivido en diversas oportunidades y tenemos numerosos ejemplos que hasta doloroso nos resulta mencionarlos, como el caso de Ledezma, mirándolo menguar poco a poco, después de haber obtenido tan rutilante triunfo a la Alcaldía Mayor y ahora parece un ornato de la oposición; despojado y acostumbrándose a su despojo.

La mesa de la unidad -que ojalá lo fuera- es un fuero mítico con algunos políticos de apariciones espasmódicas. Hasta un partido como AD en condiciones tan favorables para enarbolar las banderas de la libertad no termina de retoñar.

Esos dirigentes que no le trasmiten ni acompañan en nada a la sociedad civil, tendrán que hacerlo desde ya, o retirase, por eso es que observamos un largo camino por recorrer para poder decir que Chávez está ponchado, mirando como no se tocan los problemas de fondo y se piensa solamente en los juegos florales de las elecciones parlamentarias; de continuar así, arribaremos reiteradamente a idénticos resultados con un oficialismo “imbatible”.

El movimiento estudiantil en su tercera edición, deberá dar muestras de autonomía con iniciativas propias sin permitir que los disciernan los partidos políticos que invariablemente los llevaron al despeñadero o los burocratizaron en otras encrucijadas. Esto sólo es un capitulo más de nuestra tragicomedia y por eso, alertamos hacia donde debemos dirigirnos para cimentar una resistencia capaz de devolverle a Venezuela su libertad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba