Opinión Nacional

Oposición y elecciones municipales 2013

Ante la convocatoria de las próximas elecciones municipales la oposición se enfrenta a un conjunto de retos que debe abordar con inteligencia y creatividad.

Soy de los que cree, tal y como lo han dicho algunos dirigentes, que el escenario electoral del próximo 8 de diciembre puede convertirse en una suerte de referéndum de los resultados del 14 de abril pasado. Esta afirmación hay que hacerla con cuidado. Se trata de dos elecciones distintas, en donde la sumatoria general de votos depende de las realidades locales. En las elecciones nacionales competían dos grandes candidatos, en las locales más de 300, en donde el peso político de cada uno y la realidad local imprimen un sello propio. No es pues tan fácil la equiparación entre una y otra elección.

Admitiendo sin embargo las diferencias entre ambas contiendas electorales, los resultados del próximo 8 de diciembre pueden ser vistos como un referéndum de los pasados comicios por el recrudecimiento de la polarización como tendencia dominante de la conducta electoral. Ello supone para la oposición enfrentar los siguientes retos:

En primer lugar, será necesario que la dirigencia logre motivar la participación electoral de sus seguidores en medio de un clima en donde los resultados de las pasadas elecciones han sido impugnados y el proceso en general ha sido cuestionado. ¿Cómo mantener al mismo tiempo la impugnación, el cuestionamiento y el llamado a la participación masiva? Es posible hacerlo pero se requiere un discurso cuidadosamente elaborado que exponga con crudeza la realidad de la contradicción y señale con realismo que la vía electoral es la única vía posible para lograr un cambio político por la vía democrática.

Al mismo tiempo habría que convencer al electorado que el poder político se conquista de abajo hacia arriba, que un significativo número de alcaldes y concejales de oposición que hagan bien su trabajo pueden constituirse en una sólida base para que esta opción se constituya en una verdadera alternativa de poder.

Esto supone encontrar un mecanismo democrático y efectivo que permita revisar la lista de candidatos a alcaldes y concejales seleccionados en el 2012 por la oposición en cada circunscripción electoral. Eso implica una gran dosis de madurez política entre los partidos y los aspirantes. Si no hay candidatos buenos no se obtendrán los resultados esperados. Y esto vale para el oficialismo y la oposición.

Finalmente, los electores de oposición tendrán que demostrar una vez más su madurez política, siendo capaces de entender que la política es el arte de lo posible y de sacarle el mejor provecho a las condiciones dadas.

 

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba