Opinión Nacional

Oscuridad profesional

“La autopsia no cura al paciente”
Paúl Bowles

Hace unos días entrevisté a un escritor pro revolución quien me indicó que el proceso chavista está padeciendo del mismo autoencierro de los “partiditos de izquierda que pululaban en la central (UCV)”. Se refería, por supuesto, a la censura, negación y ataque a todo aquel que denuncie los males del régimen: corrupción, imitación del peor nuevoriquismo adeco y copeyano y sumisión absoluta al líder máximo.

Así, la autocensura y censura dentro del chavismo por un lado y la autocensura opositora por el otro, están sumiendo a la república en una zona de silencio de ideas en la cual el caprichoso apagado de Radio Caracas Televisión es un peligroso punto y aparte. Digo peligroso pues hasta ahora hemos vivido en una sucesión de réplicas entre acciones gubernamentales (persecución fiscal de los medios, extorsión con el retiro de la publicidad de PDVSA, creación de leyes-rápidas que apuntan a crear incomodidades) y opositoras-mediáticas (alineación con el silencio que exige el régimen a cambio de pautas de PDVSA, sobre exposición de matrices de opinión del tipo “aquí viene el lobo” y falta de coherencia entre discurso y acción) que mantenían un ligero danzón sociopolítico, donde el primer paso siempre lo da Hugo Chávez…

A partir del 28 de mayo, el baile es otro, ya que sólo quedaría la voz opositora de Globovisión, pues los demás canales apuestan por enlatados y programas de variedades para evitarse dolores financieros. El venezolano común apenas soporta el estilo comunicacional-político frontal y continuado de ese canal noticioso, por eso agradece y disfruta el estilo ecléctico de RCTV, que denuncia y llama a reflexión desde los programas de opinión, pero también desde Radio Rochela, sus telenovelas y sus especiales. Esa es la espina que tanto molesta al Señor Presidente, esa capacidad de asociar crítica certera al gobierno con buen humor y chabacanerías, pero también con sagacidad y con dobles y triples sentidos que todos, en este país, sabemos entender.

El apagado de RCTV representa la fase aguda de la ceguera de la revolución chavista. A partir del 28 casi habrán logrado autoengañarse en forma perfecta. Desaparecerán de las pantallas los cientos de mujeres que semana a semana lloran por sus esposos e hijos a las puertas de la morgue de su ciudad, pero también se irán los venezolanos que piden les reconstruyan las viviendas obsequiadas por el Ejecutivo, que se derrumbaron con las primeras lluvias de mayo y, por supuesto, tampoco hablarán los seguidores del Presidente que deseaban expresar sus ideas y sugerencias para que la redistribución de los billones petroleros sea más atinada que regalarle 38 millardos de bolívares al multimillonario actor Danny Glover para que siga intentado ser director de cine.

¡A callarse! que estos señores son profesionales de la oscuridad y también del silencio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba