Opinión Nacional

¿Política sobre Economía?

En estos tiempos el discurso oficial superpone lo político a lo económico y, también, refuerza aún mas la primacía del Estado sobre la iniciativa individual. Esta combinación estratégica está financiada por el precio del petróleo. En efecto, “siempre” el Estado ha sido el mas rico y poderoso agente económico en Venezuela. Pero no en todo momento se había podido permitirse ser el promotor y rector de toda iniciativa de importancia en el país.

Desde que el Estado venezolano se independizó en gran medida de la necesidad de cobrar impuestos para vivir, vale decir cuando el petróleo se convirtió en nuestro principal producto, y el Estado fue el dueño en nombre de todos, desaparecieron las oligarquías que no fueran – directa o indirectamente – dependientes del Estado venezolano. Buena o mala, esa es nuestra realidad desde hace mas de 50 años.

En 1974, luego de que el embargo petrolero de 1973 elevó los precios a niveles nunca vistos, Venezuela estrenó nuevo gobierno con Carlos Andrés Pérez, quien muy pronto se embarcó con su proyecto de la “Gran Venezuela”, en el que esencialmente se convertía al Estado en empresario y, como suele ser característico de muchos países emergentes, se creó una nueva oligarquía del dinero con los empresarios privados que apoyaron al gobierno en sus planes monumentales.

Ese sueño se derrumbó con la caída de los precios, lo que nos dejó un Estado hipertrofiado y endeudado, además de un gigantesco número de sindicatos y empresas que sólo sabían vivir de sus relaciones con el gobierno. Se inició el largo camino de decrecimiento del ingreso per cápita que empobreció a toda la población, democráticamente.

Ahora vuelve de nuevo una bonanza petrolera de grandes magnitudes. El gobierno es mas poderoso que nunca, pero no quiere repetir el esquema de los “doce apóstoles”, mas bien prefiere diluir el poder privado local entre cientos de miles de microempresas, cooperativas y algunas empresas cogestionadas. El motor político y económico es el Estado, y lo político tiene la prioridad frente a lo económico.

La pregunta, sin embargo, es siempre la misma. Este nuevo esquema, ¿es mejor que el anterior para generar prosperidad económica para la gente? Pues lo económico es lo que preocupa al 95%, no lo político. Hasta ahora, todo parece indicar que los resultados no son diferentes a los obtenidos durante los 20 años pasados. ¿Cuál es la constante?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba