Opinión Nacional

Populismo al revés

Se es populista cuando se complace a la masa con medidas inmediatas y cortoplacistas, aun sabiendo que ellas no resolverán los problemas de la sociedad. En la mayoría de los casos, ese comportamiento no sólo no resuelve problemas sino que los agrava, posponiendo su verdadera solución.

El populismo es sólo comprensible cuando no excede la simple retórica, pero aun así, podría señalarse que esa retórica es perjudicial y no contribuye a la educación de la sociedad.

Cuando el político asume su oficio sin importarle ni los medios ni los fines, fácilmente se desvía hacia el populismo, renunciando así, a ejercer su papel más noble, el de estadista, el cual sería el que le correspondería, si realmente fuese el desinteresado individuo que generalmente, dice ser.

Sucede lo mismo con el populismo al revés, es decir, con la manipulación complaciente de los sentimientos y emociones de algunas minorías cuando se percibe que sus frustraciones pueden ser fuente de apoyos, votos o recursos, los cuales proyecten hacia el gobierno, pero en este caso, no se trataría de lograr la mas alta suma de votos, sino la mayor suma de factores de poder, ignorándose el interés global de la sociedad.

Un ejemplo de populismo al revés es el embargo norteamericano a Cuba. Durante 40 años, sucesivos presidentes norteamericanos han cedido a la presión emocional del exilio cubano, logrando con ello lo contrario de lo que buscan. Fortalecen políticamente a Fidel y someten al pueblo cubano a un inmenso sacrificio.

En la Venezuela actual, algunas personas empeñadas como yo en el defenestramiento de la payasada chavecista, han propuesto un boicot fiscal al gobierno. Lamento no estar de acuerdo con esa opinión, ello no soluciona nada, antes, por el contrario, agravaría la circunstancia fiscal perjudicando más al sector pobre de la población que a Chávez, quien se las agenciaría de cualquier forma para obtener recursos negados mediante el tal boicot.

Que una iniciativa de esta naturaleza venga de gente lega en economía no seria de extrañar, porque las emociones han alcanzado cotas exageradas, pero que venga esto de colegas no me parece edificante. Ellos deberían saber lo difícil que ha sido instaurar en este país una mediana y todavía insuficiente cultura tributaria.

Darle patente de moralidad a la evasión, ya bastante extendida y racionalizada con los más diversos y conocidos argumentos, es crear un futuro problema adicional a los que ya tenemos y que deberá enfrentar el sustituto de Chávez. ¿O es que no se piensa sinceramente en que él tiene que salir pronto de la función de gobierno?

Ni siquiera la cúpula empresarial, tan propensa a actuar contra todo lo que signifique tributación, se ha mostrado acorde con la propuesta, por lo que creo que ella murió al nacer. Pero valen estas líneas para significar que debemos ser coherentes y consecuentes en el combate contra la pobreza, combate que decimos defender. Sin ingresos fiscales, esa lucha no será posible, porque la batalla fundamental contra el flagelo hay que darla en la educación y la salud, actividades ambas las cuales requieren de mayores recursos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba