Opinión Nacional

Protesta contra Carlos Dorado

Leer el artículo de Carlos Dorado, titulado (%=Link(«http://opinion.eluniversal.com/2003/01/18/18290AA.shtml»,»Estimado Sr. Gaviria»)%) (El Universal, 18-01-03), me sorprendió con mucho desagrado. Me parece un irrespeto a ese gran colombiano que algún día tendremos que hacerle una estatua en los próceres y que estamos seguros, la mayoría de los venezolanos recordaremos con mucho agrado y admiración. Un hombre que se afana porque en Venezuela impere la cordura a la hora de zanjar nuestras diferencias políticas. Un hombre que se para ante las cámaras y los micrófonos y nos dice que por favor negociemos, acordemos, que evitemos la violencia, y casi lo dice con tono de ruego, con un respeto admirable hacia las partes en conflicto y hacia los venezolanos en general.

Carlos Dorado compara al Secretario General de la OEA con un profesor mediocre. Nunca estaré de acuerdo con esa sorna, de muy mal gusto, aparte de decirnos la catadura moral de ese estudiante que fue el señor Dorado. Señor Dorado, ya dijo usted la índole de estudiante que fue, por lo menos con su profesor gamelote. Eso, y disculpe la molestia, no lo recordaría con tanta frescura un buen estudiante. Un buen estudiante sencillamente denunciaría a ese profesor y se declararía en “desobediencia académica” frente a semejante incompetente. Usted no, usted guardó silencio.

Cuente señor Gaviria con el respeto de muchos de quienes adversamos a Chávez y queremos que se vaya, pero que se vaya por los caminos legales y constitucionales. Lo está haciendo usted muy bien.

¡Cuánto daríamos por tener un hombre como Gaviria en la oposición venezolana! ¿Imaginan un César Gaviria coordinando la estrategias de la oposición, en vez de los mediocres tocayos que por las perversiones de los acontecimientos políticos tenemos que sufrir?
Claro, a Chávez le encantaría un Gaviria que saliera diciendo un buen día, la oposición es ilegítima y terrorista. A muchos de la oposición les encantaría escuchar de Gaviria que Chávez es un tirano, miren la manera como metió preso y torturó a Carlos Dorado por ejercer su derecho de opinar y protestar. Pero no, Gaviria está entre nosotros en nombre de una organización internacional vitalizada y funcional, que quizás sin los esfuerzos de este colombiano, muchos venezolanos no se hubieran enterado de su existencia.

Es difícil la tarea asumida por Gaviria. Imagino cuánto le costará no mentarle la madre de vez en cuando a los representantes del oficialismo y de la oposición con quienes tiene que lidiar. Su desempeño como facilitador ha sido impecable, y veremos mucho más si la mesa de negociación se fortalece y el colombiano asume la función de mediador.

En fin, en circunstancias de “excesiva normalidad”, yo apoyaría a Ibsen Martínez con la propuesta de regresar a la Constitución de 1821 y proponer a Gaviria como candidato a la presidencia (Intendencia) del Departamento de Venezuela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar