Opinión Nacional

PSUV: Monstruo burocrático-estatal

La creación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha sido un total fracaso a pesar de los grotescos aportes del Estado venezolano para su promoción y la asfixiante propaganda oficial. El PSUV no es ni puede ser otra cosa que un engendro burocrático-estatal organizado desde arriba por el propio tte coronel al servicio de su proyecto bonapartista. Al margen de los afiches del Che, frases de Mariátegui y de otros iconos revolucionarios, el PUSV nace carente de una verdadera ideología socialista. Constituye un verdadero cajón de sastre, donde se encuentran retazos ideológicos de diversas tendencias y colores, que imposibilitan crear con ellas un partido socialista revolucionario. Ya Marx lo había sentenciado, no es posible crear una organización socialista revolucionaria si no se dispone de una plataforma ideológica basada en el materialismo histórico- dialéctico y en la lucha de clases. Se persigue construir un partido único militarizado a fin de impulsar un Estado totalitario corporativista, donde prive una ideología oficial, se institucionalice la concentración de todos los poderes y se promueva un culto a la personalidad hacia el líder, el nuevo Monarca Bananero del siglo XXI. Todo esto en nombre de un supuesto socialismo.

Para los ilusos del oficialismo que llegaron a pensar de que el PSUV significaría una ampliación de los espacios políticos para la toma de decisiones democráticas, los hechos han demostrado todo lo contrario. La antidemocracia y el centralismo cúpular han sido los signos dominantes en su conformación y fundación. Además, las puertas del proyecto han sido abiertas de par en par para los burócratas y corruptos del pasado y del presente. La dirigencia del PSUV no pasa de ser una constelación de borregos, oportunistas y corruptos donde no vale, ni importa ningún mérito más que el nivel de postración y adhesión al Mesías. Donde a la militancia de base se le impone una obediencia repugnante (domesticación) a fin de castrar sus luchas por mejoras socio-económicas. Sin embargo, esto no nos debe extrañar, pues los partidos de Estado suelen ser organizado de esta manera. Obviamente un auténtico partido socialista jamás ha surgido ni va a surgir con semejantes premisas, criterios y métodos.

En cuanto al “inmenso éxito del PSUV” referente al número de aspirantes para militar en sus filas (5 millones 322 mil), solo tiene una explicación: no se ha tratado de un proceso caracterizado por una libre adhesión política al partido en construcción, sino de una recluta perversa basada en la coerción y el amedrentamiento de todos aquellos que prestan servicio al Estado (trabajadores públicos) o que dependen de una forma u otra del mismo (beneficiarios de las misiones, etc.). No ha habido ningún partido en la historia que haya alcanzado semejante número de afiliaciones en tan corto tiempo por métodos legítimos, es decir sin intimidación alguna. Pero hay algo más, es que el PSUV, nace incorporando a sus filas la flor innata de la vieja y de la nueva burguesía venezolana. Así la Federación de Empresarios Socialistas de Venezuela (FESV), expresión corporativa de la boliburguesía emergente, ha declarado públicamente su apoyo al socialismo bolivariano y al PSUV (Marx se debe estar revolcando en su fría fosa en el cementerio londinense de Highgate ante tales declaraciones). La denominada FESV cuentan con la presencia de connotados magnates de la IV, perdón “camaradas bolivaristas” como Marcos Zarikian (propietario del Hotel Eurobuilding y varias industrias textiles), Alberto Vollmer (Ron Santa Teresa), Víctor Vargas Irausquin (banquero), Víctor Gil Ramírez (banquero), Alberto Cudemus (agroindustria), Alejandro Uzcategui (empresario), entre muchos otros. No serán explotadores de la más rancia nobleza los que vayan a faltar en las filas del PSUV.

En resumen, el PSUV por más que se llame “socialista”, es un partido organizado desde el aparato capitalista de Estado que promueve el régimen, y no puede dejar de ser una formación estatista-burguesa. Partido que le servirá de sustento político al aparato burocrático-militar del monarca tropical en su afán por perpetuarse en el poder y garantizarle tranquilidad política y laboral al gran capital (nacional y extranjero) en su proyecto explotador. Con el nacimiento del PSUV se reedita la fundación de los “Fasci di Combattimento” de Marzo 19 del siglo pasado.

Venezuela: un bello modelo capitalista-corporativista, con careta y ropaje socialista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba