Opinión Nacional

¿Quién es el pendejo?

Que hayamos escuchado “todos los días sale un pendejo a la calle y quién se lo encuentre o descubra, no debe soltarlo”. Eso es exactamente lo que pasó con Chávez un día que salió a recorrer la isla después de electo y Castro se lo encontró. Entonces ¿quién es más pendejo que el insultado insulza? Nada menos que el insulso y pendenciero del presidente de Venezuela que jura que todo cuanto dice y hace lo va a inmortalizar como el Cangrejo.

Las palabras son un conjunto de sonidos articulados que expresan una idea (DRAE). Dicho en otra forma; las palabras por si solas no significan mucho. Son convencionalismos. Sin embargo, expresadas en cierto tono, en un determinado momento y vocalizadas por ciertas personas, alcanzan la dimensión que el vocero quiere imprimirle. No es lo mismo encontrarse con un pana y saludarlo con una mentadita de madre, que salirle al encuentro después de una acalorada discusión y mentarle la madre. Como tampoco es lo mismo saludar a un amigo con dos palmadas en el hombro, que a una amiga con dos palmaditas en el trasero.

La manera de expresarse y comportarse una persona, nos habla de cómo se siente, pero también nos dice mucho sobre su nivel de cultura y educación. No me refiero a los conocimientos que haya acumulado a través del tiempo, ni a la educación formal que le hayan impartido en las aulas; sino a la que asimiló en su casa, en su vecindad, en sus correrías por la vida, y la que pueda estar cultivando en atención al ambiente que frecuente y al concepto que tenga de sí mismo y de los demás. “De la abundancia del corazón, habla la boca”. Es decir que, lo que una persona alberga en su mente, eso es lo que expresa o escupe cuando lo mezcla con sus emociones. Pudiera tratarse de un comportamiento ocasional o de un hecho aislado; pero cuando la conducta es repetitiva, podemos asegurar que estamos en presencia de un elemento desfasado y peligroso. Por ejemplo, a Chávez le habría encantado que el 11 de Abril del 2002 se hubiera dado un golpe en su contra sin importar el costo de vidas, para haber podido ajusticiar a ciento de miles de oponentes y haberle cacareado al mundo que él es un presidente producto de una revolución, porque eso le habría ahorrado muchas elecciones. De hecho, ese funesto día del 11 de Abril asesinó a 17 indefensos compatriotas, como otrora lo afirmó su hoy representante en la OEA, pero, por fortuna no pudo consumar el macabro auto-golpe que tenía montado.

Este comportamiento de Chávez fuera de tono, lo estamos escuchando con nuestros oídos y mirando con nuestros ojos. Sospechamos que detrás de toda esa perolata altisonante, además de tratarse de una conducta reprochable desde cualquier punto de vista en un mandatario, se esconden otros propósitos ocultos de este director de banda re-legitimado por el CNE, cual sería provocar con sus insultos el alejamiento de Venezuela del concierto de naciones y organizaciones democráticas de la orbe a fin de que no lo vigilen ni le dicten normas, pero haciéndoles creer al pueblo y al mundo que son esas otras naciones las que se distancian de Venezuela. Por supuesto que, los representantes de los países y organizaciones cuyos presidentes han sido agredidos por las obscenidades de Chávez, es lógico que no lo toleren; pero, por consideración al país nacional y a la trayectoria democrática de Venezuela, es por lo que no han roto relaciones con esta nueva república bananera y camorrera.

Sospechamos los venezolanos que dado el comportamiento público que el presidente exhibe en todos los actos nacionales e internacionales, no tiene nada de extraño que previamente se esté fumando su lumpia. Por eso, creemos también, que en el momento menos esperado, el aspirante a dictador puede sufrir una crisis aguda producto de una sobredosis de verborrea que lo enviará sin escalas al mismo hospital de la isla caribeña a hacerle eterna compañía a su descubridor.

«Donde esté el cuerpo, se juntarán las águilas…» (JC)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba