Opinión Nacional

Récord de violencia

Los 70 homicidios ocurridos el pasado fin de semana en Caracas, constituyen una cifra record que debe llamar obligatoriamente a la reflexión. Los índices de violencia que se están generando no tienen precedentes en nuestra historia republicana.

Cuando Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales en 1998, en Venezuela se produjo una tasa de 20 homicidios por cada 100 mil habitantes. El Observatorio Venezolano de Violencia ha proyectado que este año cerrará con una proporción de asesinatos tres veces superior. Nos hemos convertido en el país más violento de Suramérica.

La sociedad venezolana está atravesando por una severa crisis de valores. En esto ha contribuido enormemente el discurso oficial de odio y división. Hoy en nuestro país un ciudadano puede perder la vida como consecuencia de una bizantina discusión por el arreglo de un pantalón, tal como le ocurrió el pasado sábado a un sastre de origen italiano.

Cada vez que se acerca un evento electoral, los funcionarios del Gobierno retoman el tema del desarme, pero nunca logran concretarlo. Si en realidad se quiere disminuir el número de homicidios, hay que decomisar y destruir las armas de fuego que utilizan los delincuentes. En la actualidad no hay voluntad política para hacerlo.

La prohibición de portar armas de fuego en bares y discotecas, que tiene previsto implantar en los próximos días la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y el Desarme, es un refrito que ya está previsto en el artículo 10 numeral 2 de la vigente Ley para el Desarme. Esto habla de la poca seriedad de las acciones que está considerando ejecutar este ente.

El grueso de los millones de armas de fuego que existen en nuestro país, circulan sin permiso alguno. La mayoría de los criminales no se preocupan por obtenerlo. Las medidas que pretendan restringir el uso de estos letales instrumentos, no pueden estar dirigidas únicamente a los ciudadanos que tienen porte legal.

En el mundo hay varios ejemplos de sociedades que lograron disminuir los índices de violencia. La ciudad colombiana de Medellín tenía en 2002 un índice de 184 homicidios por cada 100.000 habitantes. Para 2005 las autoridades lograron reducirlo a 37 por cada 100.000. Solo se necesita la elaboración de un plan correcto y la disposición para aplicarlo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar