Opinión Nacional

Reecuentro del Colegio La Salle Promoción 1992

El pasado 21 de Agosto de 2010 tuvimos la grata oportunidad de reencontrarnos con varios de nuestros compañeros y compañeras de la promoción de bachilleres del Colegio La Salle de Barquisimeto, del año 1992. A la cita acudimos compañeros graduandos del quinto año “A”, algunos de la sección “B” de esa fecha, así como aquellos que transitaron los primeros años de la primaria en el llamado “colegio pequeño”.

A la misa asistimos con la emoción y nostalgia de recordar tantas misas y encuentros en la Capilla La Sallista, tantos recesos y recreos haciendo una cola insufrible en la cantina de la señora Coto, las clases de educación física al mediodía con “Chicho” y el Prof. Alejo,  los lunes cívicos, las clases de laboratorio, las clases de profesores como Luzmarina Segovia, “Chepita”, Piña Daza, Alarcón, Luisa, el Hermano Miguel, Manuel Fulvio, Irina, Rosario, Edilio, Pilar, Acevedo, Julián Herrera ( la lista se haría interminable, y pido así excusas a los que faltan; el cariño es el mismo).

Al entrar en la capilla, lugar donde recibimos junto a nuestros padres nuestro título de Bachiller, fue inevitable para quienes allí nos congregamos a fin de celebrar nuestra formación católica, bajo los principios de San Juan Bautista de La Salle, soltar alguna lágrima al entonar, aupados por el Hermano Miguel, el Himno del Colegio, con voces más maduras, luego de 18 años, pero con una emoción y sentimiento únicos.

Cuando miramos atrás, y evocamos esos años en los cuales apenas entrábamos a la adolescencia, y asumíamos el día a día de cada clase, sin preocuparnos demasiado por un futuro que lucía a años luz de distancia, barriguitas y canas, saltan en el disco duro de la nostalgia las anécdotas, travesuras, sobrenombres, situaciones, alegrías, tristezas, amores y desamores fugaces,  pero surge también una certeza, una convicción asentada sobre nuestros hombros: La importancia única y vital de una educación sustentada en los valores de la fe católica, la disciplina, la solidaridad, el compañerismo y la unión familiar.

Y en momentos en los cuales los desvaríos marxistoides y comunistas del gobierno pretender asfixiar y suprimir todas las expresiones de la libre voluntad individual y ciudadana, y entre ellas a la educación privada, esa certeza se fortalece y acrecienta cada vez más, al pensar en el tipo de educación, en el tipo de conocimientos, saberes y valores que queremos para nuestros hijos.

Recorrimos el colegio, volvimos a ocupar sus aulas, patios y pasillos; entramos al Museo, quizá el mejor y más completo de colegio alguno en el país; aterrizamos en el gimnasio cubierto, para ver a los compañeros sudar sus humanidades en un juego de futbolito “pitado” por “Chicho”. (Seguramente tanto él como el Hermano Miguel, duermen en sendas cámaras criogénicas, que detienen y eliminan en sus rostros el paso del tiempo. A esa conclusión llegamos varios).

Y luego, en la noche, la fiesta en un sitio nocturno nos permitió recordar la música de la época, así como muchas fotos casi desteñidas, en un viaje a esa galaxia remota y lejana del Colegio La Salle de hace 18 años y más.

A todos los amigos y amigas que concurrieron a la cita, y a todos los que vía celular, mails y redes sociales movilizaron los resortes de nuestros recuerdos y nostalgias, y especialmente a Claudia, Alfredo, Johana, Marlene, Rafael Aníbal y Manuel Irazábal, artífices del cónclave, vayan estas líneas de felicitación y regocijo por volvernos a ver,  y seguros estamos de repetir pronto la experiencia, a propósito de los 100 años del Colegio La Salle, a celebrarse el próximo 2013.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba