Opinión Nacional

Reflexiones adicionales sobre lo inaceptable

A estas alturas hay mucho que hacer y prácticamente nada que seguir discutiendo. El proyecto constitucional del régimen es moralmente inaceptable desde una perspectiva ética. Presentado por el Presidente y agravado calculadamente en la Asamblea Nacional, es un típico ejemplo de la tendencia al disimulo y a la mentira, a la trampa y al fraude característicos del actual régimen. Debe ser rechazado con todas las fuerzas de la nación. Hablo de rechazar, de impedir que se imponga, de oponernos a un referéndum inconstitucional que se pretende utilizar como instrumento para el asesinato de la democracia. No se trata de “pedir” más tiempo para debatir sobre el proyecto y las arteras modificaciones que le han hecho, ni de exigir que se difiera la consulta anunciada para los primeros días de diciembre. Ambas cosas le hacen el juego a las pretensiones oficialistas, aunque no dudo de la buena fe e ingenuidad de algunos, no de todos, de quienes han sugerido tal cosa. Si el proyecto es inaceptable jurídica, ética y moralmente en diciembre, también lo será en febrero o cuando quieran hacer la consulta. Lo demás es engañar y engañarnos. Correr la arruga solo podría generar desmovilización y desaliento ante un enemigo sin capacidad de rectificación que jamás abandonará la obsesión socialista que pretende imponer.

Necesitamos hablar con claridad y actuar con firmeza. Venezuela no es ni será nunca comunista. Rechaza la posibilidad de que se le imponga esa condición por la vía refrendaria. Sabe de la perversión absoluta de la estructura electoral del país, tanto en lo humano como en lo material y sus principios y valores no son negociables. En consecuencia, seguir promoviendo la vía electoral, el juego del SI y del NO, revela intenciones y provoca consecuencias distintas a impedir la realización del referéndum y la aprobación de la mal llamada reforma constitucional. Sentimos la obligación de plantearlo a poco más de un mes del día definitivo.

Si los razonamientos para rechazar la propuesta oficialista son válidos, si hay en todo esto un problema de principios y una valoración ética para nuestro rechazo, se impone tomar el camino del vacío electoral planteado por el Frente Patriótico y otras organizaciones y personalidades. Inobjetable desde cualquier punto de vista. No se trata de cruzarnos de brazos, de encerrarnos en nuestras casas esperando a ver que pasa. Todo lo contrario. Llega finalmente la hora de perfeccionar la organización de nuestros cuadros y actuar decididamente para denunciar ante el mundo las razones que justifican el desconocimiento a un régimen, legislación y autoridad incompatibles con la democracia y los derechos humanos. Con el objetivo claro, la victoria llegará mucho más temprano que tarde. No hay otra salida. Ya habrá tiempo para que los partidos cultiven su clientela y los prevalidos del gobierno hagan la digestión de cuanto reciben. El problema de hoy es otro.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba