Opinión Nacional

Roxana al desnudo

El título de este artículo es un ardid publicitario del que me valgo para “halar” la mirada del lector hacia unas líneas que son costumbre en las páginas de los viernes, en el Correo del Caroní. Es pues, una oferta engañosa que se vale del morbo que sacude al país en sus más profundas raíces espirituales; una jugada, nada maestra, que intentará la carcajada para desacreditar el estupor y la sevicia que adorna la sobremesa del hoy venezolano.

Nada que ver, entonces, con las truculencias de unos aficionados en los juegos de Eros ni en el falso dilema que enfrenta moralidades huecas como los cráneos que deja la muerte, la física y la del pensamiento. Apuntar sí la menguada hora en la que “aparece” un video que no asombra ni alarma más que el hambre de satisfacer oscuros apetitos de una modernidad que todo lo apelmaza en un sentimiento de vaciedad que nos deja íngrimos, desnudos y con las manos extendidas, creyendo que estamos acompañados por otra cosa que no sea nuestra sombra. Se nos olvidó que Linda Lovalace ya se “sacrificó” en el altar de Garganta Profunda; el viejo film pornográfico que estremeció los albores del video en formato Betamax, y que ya el Bíblico Salomón pedía que lo besaran con los besos que daba su boca. Se nos olvida también la prosa de Sade y su estancia en La Bastilla donde El Marqués burló las rejas que guardaban infamia para crear literatura. Aunque la sociedad de su tiempo y los censores del Estado calificaran de otra manera lo que la historia conoce como sadismo. Olvidando, esa sociedad y ese Estado, los otros dolores, los otros huesos, y las muchísimas lágrimas que se escurrían de las víctimas -cuando no de seres humanos simples y mortales – para quienes la sublimación de la dignidad era su mejor presea.

La caída de La Bastilla, no hizo sino correr un velo sobre la prosa del pobre hombre. Se trataba de darle paso a la Revolución Francesa, a “esa cosa política” de la fraternidad, la igualdad, y la solidaridad. Revolución y sadismo, juntos como río subterráneo que desemboca sus aguas en la sed del hombre de esos días; que es como decir en el de hoy, porque hasta que se compruebe lo contrario “el hombre son todos los hombres”, ayer y hoy.

El video está allí, inconmovible como La piedra de la Virgen que da entrada a la Gran Sabana. Es una realidad en formato DVD y video que seguirá corriendo hasta el fin de los días o hasta que aparezca uno en el que los protagonistas sean algunos de las estrellas que almidonan las pantallas de la TV, tanto del mundo del espectáculo, económico, o político.

Siguen allí, también, las cifras de un país en estampida. Un país anémico al que no se le consigue insuflar fuerza. Y no es de criticar el que un “paciente” así tarde en recuperarse, el cóctel de una inflación acumulada, al mes de julio, de 16,9%. ¿¡Recuerdan cuando nos decían que un punto de inflación menos se traducía en 18 mil familias diciéndole adiós a la pobreza!?; una devaluación de casi el 100%; unas reservas internacionales que para el año 2000 se contabilizaban en más de 20,369 Millones de US$, y al 23 de agosto se adelgazaron a 15,125 Millones de US$; un desempleo que roza el 20%; es como mucho. Todo esto con un precio del petróleo sin parangón en los últimos 10 años.

Roxana, entonces, es un ardid, una trampa, una de esas pastillas que sirve para amainar la ansiedad y el hambre en el que por figura pretende la esbeltez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba