Opinión Nacional

Saqueos con permiso

Dos sucesos de febrero caracterizan la escalada violenta de manifestaciones y otras protestas comunitarias que se están produciendo en Venezuela en los últimos días. Se pasa de esperar inútilmente en la puerta de una oficina para que nos atiendan, a quedarnos a dormir en las afueras durante meses, casi formando parte del paisaje. Hacemos cola pacientemente para conseguir comida y de pronto, a alguien se le ocurre hacer una manifestación pacífica, a ver si nos atienden más rápido. Nada fuera de lo normal en los últimos años.

Pero pasan los días y los meses y ocurre como en Barinas. Allí, a causa de la inseguridad se produjo también una semana de protestas más o menos pacíficas y al final, quinientos vecinos de Sabaneta, necesitados no sólo de seguridad, sino de comida, asaltaron un Megamercal y se llevaron todo lo que había.

Aníbal Chávez, el alcalde hermano del Presidente sólo atinó a decir, después que llegaron 200 guardias nacionales y policías a poner el orden, que el responsable del asunto era el gobierno de los Estados Unidos y “ sus secuaces”.

Otro saqueo protagonizado por 200 personas una semana más tarde en el Mercal Lago Azul , ubicado en Haticos por Arriba, en Maracaibo, dejó sin leche a 155 casas de alimentación del programa de gobierno.

Se llevaron mil 800 kilos de leche en paquetes de kilo, azúcar, pasta larga, pan, harina precocida, cajas de mortadela y bultos de merengada. También desvalijaron las máquinas montacargas y equipos utilizados en el manejo de los despachos y procesos administrativos. Cargaron con 150 bultos que era el inventario a distribuir a las casas de alimentación. Además, con tres cavas de enfriamiento, equipos que sirven para la colocación de los alimentos; aires acondicionados y computadoras.

Se pasa pues de la súplica a la justificación de la violencia, de la psicología individual a la de la masas.

En Carabobo, se han producido también saqueos disfrazados. Uno que otro supermercado deja que la gente entre “eso sí, pero con orden” cuando llegan los bultos de leche o de azúcar y que se lleven lo que quieran. Es mejor que lo hagan a que arrasen con el negocio. Los gerentes de los supermercados de las zonas de clase media, en Caracas, tampoco la tienen todas consigo. El gobierno ha dado permiso de alguna manera para que se saquee con acusaciones que confunden a empleados y dueños con los negros demonios del imperio que no quieren que tengamos comida. Y cada vez que llega leche , café, o papel toilette y se forma una cola kilométrica, estñan a tirito de que alguien se desmande y se forme una turba incontrolable.

Nada es culpa nuestra, todo es culpa del imperio, como dice el Presidente. Y la gente, se divide entre quiénes se lo creen, que cada vez son menos y los que aprovechan esa absolución oficial para dar rienda suelta a los excesos de su violencia.

Lo que ocurre es que estos permisos son un arma de doble filo. A la mitad del país , que según los números del gobierno es de oposición, se está sumando una una cantidad silenciosa de desengañados y de aprovechados, que ven caerse a su revolución, arrancada de sus pilares por sus mismos creadores o que se dan cuenta de que la manguangua o la piñata se están acabando y que es mejor cambiarse de bando.

Los médicos de Barrio Adentro protestan frente a Miraflores, los periódicos cuyos editores apoyan la gestión de Chávez, Ultimas Noticias y El Mundo, se unen al coro de regañados, degradados y hostilizados de los medios privados de comunicación. El puente de la Lecuna está lleno de indigentes, que se salieron de la misión Negra Hipólita. Quiénes protestan en las calles vienen de los Consejos Comunales. Un orgullo de la política de exclusión chavista,Luis Tascón, líder respetado otrora, ahora es un agente del imperio y un asesino que programa matar a la ex primera dama. En fin, la anomia no tiene cabeza, por eso termina atacando indiscriminadamente, inclusive a sus propulsores, que le otorgan permisos a la revancha y a la arrechera.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba