Opinión Nacional

Se acabó Chávez

Se llenan la boca tratando de hacer ver que ayer el pueblo escogió a los candidatos a diputados del partido oficialista. En realidad, sólo los militantes del partido podían votar en la contienda, que sólo escogen –si es que lo escogen- a unos dos tercios de ellos, pues el resto, los produce el dedo mágico del presidente. En el filo de la medianoche dieron los resultados, sin mediar explicación acerca de los detalles, que nunca enseñarán. Elecciones transparentes, sin quejas, sin peleas y sin reclamos.

Más de tres mil ochocientos centros electorales estaban abiertos para el proceso, que dice haber recibido los votos de más de dos millones y medio de votantes. Eso no se lo cree nadie. Compare la actividad que generaron unos trescientos mil seres de la oposición la semana anterior y busque una sola cola de gente en este fin de semana que pasó. La verdad es que los cuadernos electorales estaban vacios. No arriesgaron abrir ese proceso al pueblo entero, pues hubiesen quedado muy feos en la foto. No pueden mostrar los resultados por mesa, no aceptaron testigos de mesa de los precandidatos y el fracaso, sólo lo saben ellos, pero lo presume mucha gente.

Afirmó Aristóbulo Isturiz en la página del partido, en una noticia del 30 de abril: “para estas elecciones del PSUV, el CNE escogió de la data del partido a 40 mil 101 personas para ejercer los cargos de miembros y secretarios de mesa”. Darío Vivas declaró ayer: “cabe destacar que en este proceso participarán 120 mil 303 miembros de mesa, los cuales se distribuirán a razón de 9 por cada una de las 13 mil 367 mesas de votación”. El presidente afirmó, apoyado por sus seguidores, en plena cámara de la estación de televisión oficial, durante la tarde el domingo: más de doscientos mil personas están trabajando como miembros de mesa”. Cuando se aprende a mentir, no se deja de hacerlo.

Considere usted que si tal como afirmó el presidente, estaban desplegados doscientos mil miembros de mesa, asistieron más cincuenta miembros a cada centro electoral. Usted fue a votar, usted, más que yo sabe que no es cierto. Muchos empelados públicos  fueron a mojar su dedo en tinta el día de ayer y votaron rojo, no tenían alternativa. Alternativa tendrán en septiembre cuando muchos de ellos castiguen esta farsa. Todo eso valió este fin de semana, pero eso no servirá el próximo septiembre, en unas elecciones abiertas al verdadero pueblo. En septiembre tendrán que medirse a campo abierto.

El gobierno nos dio dos pobres demostraciones de arrastre el fin de semana: la marcha de obligados del sábado, sin contundencia alguna y una pobre movilización el domingo, con prorroga incluida. La verdadera encuesta se escucha en la calle de boca de los mesoneros, taxistas, trabajadores de la construcción y en general, un pueblo que rechaza, ahora abiertamente, la política destructiva de este gobierno y la incapacidad manifiesta de operar las necesidades de gobierno más sencillas.  Esos dedos están esperando a septiembre.

Por detrás de las risas y chistes acerca del blackberry de nuestro presidente, hay miedo. Mucho miedo de recibir una gran revolcada en las elecciones de la Asamblea.

 

                                                                                           

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba