Opinión Nacional

Tarde piaste pajarito

Cuando ya el socialismo del siglo XXI lleva catorce años y medio gobernando a Venezuela y sus más connotados personajes llevan por lo menos una docena de ellos haciendo gala de que han estado engordando mediante el diario exprimir de la ubre del estado, el usurpador nos advierte que “no vamos a permitir el surgimiento supuesto de una boliburguesía”.

El uso de la palabra “supuesto” en medio de la frase que advierte que no se va a permitir el surgimiento de una boliburguesía, es toda una revelación del subconsciente. En efecto, existe un clamor general contra la corrupción imposible de contener cuando los ingresos del período han superado el billón de dólares, la obra realizada resulta imposible de mostrar y la palabra “boliburguesía”, el único acertado neologismo acunado junto a los “millones y millonas” de disparates lingüísticos del régimen.

El usurpador quiere aparecer como un luchador contra la corrupción para ponerse en sintonía con el reclamo popular y se ha encontrado que los adecos y copeyanos que su mentor prometió freír en aceite no los tiene al alcance de la mano, porque la boliburguesía si está “hecha en socialismo” como se anuncian algunas actividades que ya existían de mucho tiempo atrás y a las cuales se les ha cambiado el nombre. Esta es auténtica.

“Ser o no ser, he ahí el dilema”. No darse por enterado de su existencia es mostrarse con el nivel intelectual propio de los cretinos. Admitirla es escupir sobre la tumba del padre que ejerció por catorce años un poder omnímodo, que lo escogió como sucesor y que la habría permitido. Por eso la frase es de antología: el usurpador no va a permitir el surgimiento, es decir, impedirá que algo llegue a suceder y está hablando del futuro. Pero ese algo que impedirá, que no va a permitir que surja, ya tiene nombre y por lo tanto pertenece al pasado, pues es sabido que las cosas que todavía no tienen entidad, tampoco tienen nombre; y si lo tienen es porque existen. “Cógito ergo sum”.

El título del artículo no es una evocación de la lacónica frase con la cual LHC atacó las excusas que JL invocaba para explicar la catástrofe económica al final de su gobierno. Es un reclamo que formula el usurpador al pajarito con el cual él se entendió con unos silbidos, pero que le dejó esta parte sin explicación.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba