Opinión Nacional

¿Un mártir necesario?

Como ya hemos leído en la prensa, Chávez por fin ha sustituido al Che (en vida) como símbolo de la izquierda internacional (lo notamos últimamente en el 1 de mayo italiano). Lo felicito verdaderamente, ya que ha logrado quemar una etapa que históricamente era muy difícil de alcanzar (¿por eso está tan contento?).

Es evidente que aún le queda algún tiempo a disfrutar, ya que (como en el caso del Che) el desconcierto internacional que genera (y que estoy convencido no puede parar sin colapsar), ya ha comenzado a ser negativo para el balance político y económico de la nomenclatura cubana (amos y señores de nuestra pretendida soberanía nacional).

Hasta ahora, los logros han sido sustanciosos para Cuba, pero la empecinada y exagerada actitud del héroe bolivariano comienza a convertirse en algo un poco más que incómodo (igual como lo que pasó con Allende, que tuvo, obligadamente, que morir como héroe para satisfacer la amañada historia de una inexpugnable y necesaria revolución).

Inglaterra, Perú, México, Nicaragua, Brasil, y hasta la España de Zapatero (luego de Bolivia) y otros conglomerados internacionales (sin olvidarnos de EE.UU), están dispuestos a comenzar a echar tijera a algo que ya se les va de las manos (por no mencionar el peor de los males: el contubernio con la actitud armamentista iraní, los cohetes en Venezuela y la pretendida guerra asimétrica).

Siento cierta esperanza, luego de estos siete largos años de estupidez que hemos vivido; y no porque quiera alegrarme del sufrimiento ajeno (el del decadente chavismo actual), sino por la alegría de sentir una luz liberadora que cada vez se vislumbra con más fuerza: la de ir a paso seguro (y llenos de esperanza global) hacia el vértice del embudo electoral del próximo diciembre.

El chavismo, si quiere mantenerse “democrático”, fracasará en su afán de convertir al país en un objeto totalmente controlable; ya que el país ha demostrado tener, en su oposición de calle, una actitud irrefutable e inteligente con su manera de responder a la satrapía que se le impone (hablo del arma y la herida que implica una abrumadora abstención).

No se si el zafio de Fidel ha ya concordado la hora y fecha de la inmolación del caudillo mártir. Ni siquiera sé quienes son los que aprovecharán tal situación para subir a la rampa (¿podrá ser que meramente albergo una corazonada sobre algo ya cocinado en La Habana?).

Lo que si sé es que la situación es insostenible (a corto tiempo) para el invasor de Venezuela. Y que el vendepatria nacional, sin estar consciente de la incomodidad que le crea al invasor, sigue aumentando la irritación de los unos y los otros; los unos por querer salir de él desesperadamente (la oposición) buscando salidas milagrosas, y los otros porque, ya gastado en su rol de vendepatria, pronto comenzará a suministrar a sus mentores más pérdidas que dividendos (¿quedaremos todos contentos?).

La aventura revolucionaria bolivariana (interpretada como limpia revolución de ladrones por la gran mayoría del país) empieza a sentir su ineludible final.

¿Deberá un (desesperadamente necesitado) nuevo mártir salvar “históricamente” el proceso del socialismo del siglo XXI? ¿Seguirá el mundo, como siempre, amenazado por las magnánimamente prefabricadas mentiras que siempre han logrado evitar que la retórica que utilizan los seres humanos deshonestos, llegue a sucumbir?

Espero que a diferencia de nosotros (los opositores), pronto se cansen de ir fabricando mártires para seguir enloqueciendo a nuestra sociedad; y que nos terminen de dejar en paz.

Es indiscutible que con o sin un CNE transparente, el embudo de diciembre nos ha de ofrecer una nueva realidad: democracia o dictadura.

Con lo primero podremos comenzar a construir, y con lo segundo…?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba