Opinión Nacional

Un país bajo sitio

Acabo de regresar de un viaje por distintas ciudades de Venezuela y tengo la profunda sensación de vivir en un país ocupado, un país sitiado por una fuerza agresora, en este caso por los defensores de la Revolución Chavista y por su líder: Hugo Chávez. Por doquier existen las amenazas para quienes no se inscriban en su (el de Chávez) Partido Socialista Unido, las carreteras están llenas de afiches, de gigantescas pancartas con consignas ideológicas, de fotos de Chávez solo o acompañando al gobernador o alcalde chavista de la localidad, de banderas rojas y de murales “artísticos” que pintan de rojo nuestro suelo y nuestro cielo. No podemos dejar atrás las franelas y los cascos color sangre con las que están uniformados no solo los miles de trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA) sino también todos los miembros de las “cooperativas” financiadas por el gobierno para limpiar las calles, cuidar nuestros parques, pintar los murales con consignas a favor del gobierno. Hasta los camiones recolectores de basura los han pintado de rojo como mensaje de que ni los desechos se escapan de la amenaza controladora.

Digo un país bajo sitio porque no solo la oposición se siente extranjera, sino que según la encuestadora Hinterlaces (la misma que predijo que Chávez ganaría el referéndum presidencial) 3 de cada 10 venezolanos que votaron por Chávez en diciembre pasado están arrepentidos de haberlo hcho.

Y es que la agenda radical del Presidente cuenta solo con el siguiente magro respaldo:

23% de acuerdo con la reforma constitucional para la reelección indefinida del presidente de la república.

33% de acuerdo con establecer el socialismo

9% de acuerdo con establecer el socialismo cubano

13% de acuerdo con las nacionalizaciones

17 % con el cierre de RCTV

10% con los regalos a otros países

13% de acuerdo con la confrontación a USA.

Mi país esta secuestrado por un hombre, un hombre que llegó al poder prometiendo un cambio, pero destruyó lo que encontró para ofrecernos algo mucho peor. Un hombre que se empeña hoy en convertir los errores de lo que el mismo llamó la “Cuarta República”, en supuestas virtudes de la “Quinta República”. Por eso los venezolanos que votaron por él, hoy rechazan el sectarismo, los abusos, la discriminación, la falta de libertad, el centralismo, el autoritarismo y sobretodo la prepotencia de Chávez… Peor que la que le achacaban a Alfaro Ucero, Salas Romer, Caldera y Carlos Andres Perez juntos.

Hoy ni los chavistas “light” encuentran oxigeno en este país sitiado por la intolerancia, el rojo rojito y el socialismo o muerte, negación absoluta –por cierto- de la más larga tradición de la intelectualidad de izquierda progresista en el mundo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba