Opinión Nacional

Vamos Chávez, esa es la actitud

Pollo no le gana a gallo. A gallo nadie le impide nada.

Quién en este país tiene la autoridad suficiente para prohibirle algo al presidente de la república, presidente del partido de gobierno, caudillo  de las milicias bolivarianas, jefe máximo de la revolución bolivariana, comandante en jefe de las fuerzas armadas bolivarianas, presidente del consejo federal de gobierno, pitcher estelar de la selección de baseball para los juegos militares y una catajarria de títulos adicionales que no caben en esta página. Quién es el guapo que le impedirá que el haga campaña electoral –prohibido expresamente por las leyes en su condición de funcionario público- y quién será el guapo que le demuestre que montarse en un vehículo descapotado con sus candidatos, pasearlos por Maracaibo, salir en la televisión del estado dando discursos con certeras intenciones electorales, es una contravención a las leyes. Si el que se lo va impedir el un rector electoral, prepárese, porque Chávez lo va a demandar. Esa es la actitud de nuestro presidente.

El descaro adquiere visos de locura. Un rector electoral advierte en una rueda de prensa que el presidente está violando las leyes y la presidente del Consejo Nacional Electoral, habla durante media hora, para no decirnos nada concreto, acusar de mediático al rector y no condenar la abierta, franca e ineludible violación de las reglas del juego electoral. Todo esto al tiempo que la Fiscal General de la nación avisa de una investigación a los familiares de Brito, el fallecido defendiendo sus principios y su dignidad, por sospechar que lo indujeron al suicidio. Falta solamente que llamen a declarar al difunto.

Esa es la mismísima actitud que emula un adolescente para intentar permanecer vivo en un barrio, en una cárcel, en un correccional y hasta en una pelea sindical. Es la exhibición del poder como argumento, como orinando el territorio para que nadie lo penetre. Aquí mando yo. El miedo los pone a orinar parejo.

Cada vez que nuestro comandante presidente pisa la raya de la legalidad, se acerca más a su final. Parece no entenderlo, parece no aceptarlo y sigue jugando con las “pistolas”, desenfundándolas del cinto y apuntando a cuanto ser se le atraviesa en el camino. Pancho Villa era una versión light de este comandante de tropas. Los correajes llenos de balas ya pasaron de moda. La tecnología metió las balas en  cargadores de alta capacidad. El caballo lo cambió por un Tiuna de color rojo, sin techo, para sus “paseos” electorales. Que me perdonen los mexicanos si ofendo su historia patria con esta comparación.

Faltan muy pocos dias para la oportunidad de darles una revolcada a los candidatos rojos. En unas semanas estaremos parados frente a la máquina que recoge nuestra opinión. Frente a esa máquina no queda otra que sacar de nuestra mente cualquier otro pensamiento que no sea el futuro de nuestro país y de nuestros hijos. Ese día demostraremos nuestra actitud. Ese día “Pancho Villa” no podrá vociferarnos con el ánimo de amedrentarnos. Al final de los finales, pollo nunca le gana a gallo. Ahora el gallinero es nuestro.

                                                                     

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba