Opinión Nacional

Vargüenza

No sólo me refiero al desastre natural que de nuevo acaba de devastar al estado Vargas y a diferentes regiones costeras y montañosas del país. Me refiero al rosario de excusas, pretextos, explicaderas y hasta congratulaciones al respecto de los voceros del régimen, de Chávez para abajo. No parece que 33 fallecidos, 43 desaparecidos, 42 lesionados, 16.140 damnificados y 24.947 afectados sean causa de ninguna ufana reivindicación.

¿Acaso era imposible de prever el temporal que azotó la franja norte-costera de Venezuela? Pienso que no. Cualquier aficionado al «Weather Channel» así lo confirma. ¿ Acaso era posible tomar medidas preventivas para alertar a los habitantes y a los temporadistas de Carnaval? Pienso que sí. Para eso hay un ministerio del Ambiente y una dirección de Protección Civil.

En ambos casos, sin embargo, las autoridades nacionales brillaron por su ausencia y sólo reaccionaron de manera enérgica a las 24 de horas de haber estallado el desastre. Vale destacar, por cierto, el operativo logístico de rescate llevado a cabo por el Ejercito y la Armada, sobre todo en las costas del Litoral varguense.

En relación con la tragedia de 1999, cabía el argumento de que el deslave nos agarró por sorpresa. Al fin y al cabo un fenómeno de esa magnitud destructiva no acontecía desde comienzos de los años 50. Pero lo que ahora sucede, aunque de magnitud mucho menor, no sólo era previsible sino que fue anticipado, entre muchos otros, por el propio coordinador inicial de la reconstrucción de Vargas, el ex-ministro Carlos Genatios.

De las 23 cuencas hidrográficas de la zona, sólo 10 fueron (mal) atendidas del 99 para acá. ¿Eso es culpa del recalentamiento global, o del hueco en la capa de ozono, o de los Estados que no han firmado el Protocolo de Kyoto, o de Mr. Bush? Por favor. Eso es responsabilidad directa y exclusiva de la demagogia y negligencia que sellan el desempeño del llamado gobierno bolivariano.

Hace tiempo escribió Genatios que las obras realizadas por Corpovargas para el control de torrentes construyeron futuros desastres. Tal cual lo que estamos presenciando, con el agravante de que las zonas afectadas van mucho más allá del Litoral Central. Sin embargo, en un alarde de cinismo casi sublime, el vice-Rangel señaló que lo sucedido en Vargas demuestra que el gobierno cumplió bien su cometidoŠ

El conjunto del país tiene derecho a preguntarse dónde están los cientos de miles de millones de bolívares que fueron asignados a evitar una segunda catástrofe en Vargas. Tiene derecho a preguntarse por qué no se alertó de forma clara y expresa a la población sobre los inminentes riesgos durante el Carnaval. Tiene derecho a preguntarse si la nueva prometedera del señor Chávez quedará en la misma miasma de la otra.

En estos momentos de emergencia todos los sectores deben unirse para ayudar a los afectados y salir de la crisis. Pero este desastre anunciado, que por esta razón es incluso más fatídico que la tragedia de hace 5 años, ojalá y nos ayude a abrir los ojos y ver de manera objetiva la «vargüenza» que hoy impera.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar