Opinión Nacional

Venezuela bajo el Socialismo del Siglo XXI

No es nuestro objetivo, al menos en el presente artículo, intentar analizar el llamado SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, si el lector nos lo permite quizás nos limitemos a decir por el momento que tal vez sea revivir el pensamiento filosófico de Carlos Marx y llevarlo a la práctica en la sociedad venezolana.

Sea o no así, la realidad es que Venezuela, actualmente, está atravesando un largo período de tiempo dentro del cuál se están efectuando profundos cambios sociales y económicos.

El presidente Hugo Chávez habla de su revolución socialista bolivariana, del socialismo del Siglo XXI pero aún cuando sabemos que su asesor en estos temas es el ideólogo HEINZ DIETERICH, cuyo principio básico es conseguir pasar de una economía de mercado a una economía socialista dirigida y abolir la propiedad privada, extendiendo esta filosofía a toda latino América, no sabemos ni creemos que el Sr. Chavez lo sepa porque es tan ideólogo como su asesor y por consiguiente nadie sabe con certeza (se puede intuir pero afirmar lo vemos aventurado) hacia donde va a conducir dicha revolución a la nación venezolana porque es la incertidumbre, quizás el miedo a represalias, la inseguridad creciente ciudadana, la pobreza que no merma, el desempleo que persiste, la inflación que se resiste a ceder y no está controlada por el gobierno, el consumismo popular (quizás por aquello de: Mañana será otro día) la permanencia de ese futuro incierto, los enormes gastos del sector público, la continua disminución de reservas de divisas que sufre el BCV, lo que está provocando que la economía nacional venezolana se haya desbocado.

Pero, sin duda, el criterio del Sr. Chávez es que no necesita al sector privado absolutamente para nada y sólo con los ingresos que recibe de PDVSA puede desarrollar una economía socialista en Venezuela. Personalmente creemos que esto es un gran error ya que la historia económica y la historia universal nos dice una y otra vez que las guerras siempre han surgido como consecuencia de crisis económicas. Pero también nos demuestra que el sector privado es tan necesario como el público, por ello, defendemos lo que hemos dado en llamar simbiosis SECTOR PRIVADO/SECTOR PUBLICO ya que lo contrario lleva, más tarde o temprano a una profunda crisis económica, a no poder competir con el resto de las empresas mundiales, a no desarrollarse tecnológicamente y a vivir de un monopolio (el crudo en este caso) y el crudo, precisamente, no es un producto que ofrezca alto valor añadido. Es necesario, sin duda, que lo es pero no va a ser eterno ya repunta un posible sucesor o energía alternativa que el gas natural y otra que es regresar a la energía nuclear, ir reemplazando fuel por carbón, en definitiva, energías alternativas.

La industria marítima en Venezuela está deprimida y sobre todo la estatal que ha sido destruida por el SR. HUGO CHAVEZ y volviendo a la historia universal vemos que todas las naciones que sobreviven o han sobrevivido es porque han dominado los mares y añadimos que no hay soberanía plena de una nación si las misma no es líder en tecnología propia y desgraciadamente Venezuela no lo es ni España tampoco y así nos va.

Con un consumo interior que va creciendo en forma alarmante debido a la masa monetaria puesta en circulación que ya no está respaldada en su totalidad por divisas del BCV y de ahí el bajo valor del actual Bolívar (no aceptado, en general, en nación alguna ni cambiado en bancos) y por consiguiente un dólar norteamericano al alza se tiende a crear el Bolívar Fuerte disminuyendo su valor nominal en mil unidades, con unas importaciones, como ya hemos indicado, totalmente descontroladas y con escasez de productos y bienes básicos en los comercios y supermercados, con unos ingresos procedentes, principalmente, de PDVSA que no responden a las necesidades de este consumismo importado, con PDVSA en crisis productiva que se demora en el tiempo en forma indefinida, la economía venezolana es tremendamente frágil y sensible a los precios del crudo.

En el año 2007 se está exportando menos bienes no procedentes del crudo que Costa Rica Costa Rica (a modo de ejemplo como nación pequeña con respecto a Venezuela) ha exportado según datos dados por su Banco Central, hasta la fecha en el presente año, la cantidad de $USA 8238,8 millones y ha importado $USA 10841,9 millones (si bien hay que tener en cuenta la capacidad productiva de Venezuela y de Costa Rica especialmente en sus exportaciones). El desequilibrio de la balanza de pagos de Venezuela está bien claro y demostrado y hay que tener en cuenta que las importaciones que está llevando a cabo Venezuela ascienden a $USA 30000 millones por año frente a unas exportaciones (sin incluir PDVSA) que ascienden a $USA 6000 millones por año, creemos que esta situación no puede ser sostenible por un tiempo muy prolongado.

Según analistas expertos, la Asociación Venezolana de Navieros y la ponemos como ejemplo porque todos sabemos que las importaciones y exportaciones casi en su totalidad se hacen vía marítima, estima que Venezuela está viviendo una economía ficticia y diríamos que totalmente coyuntural.

En nuestra opinión está apoyada en los actuales precios del crudo pero no debemos olvidar que visto todo esto desde el exterior se observa que Venezuela está regresando a tiempos anteriores que dieron muy malos resultados económicos y sociales y el vacío en correctas directrices y normativa económica que corresponde al gobierno del Sr. Chavez no es precisamente el más idóneo.

Recordemos que según indica Ecoanalítica (ver EL UNIVERSAL, sección Economía de fecha 20.06.07), sólo un 42% de la masa monetaria circulante está respaldada por las actuales divisas existente en el BCV.

Por consiguiente, es cierto que no se puede hablar de Bolívar Fuerte porque nace una moneda con valor nominal aparente no siendo respaldada, por consiguiente, el 58% de dicha masa monetaria circulante por las reservas actuales del BCV y que al cambio ascendería aproximadamente a $USA = 5,12 Bolívares Fuertes.

Realmente al ser dividido el valor nominal del actual Bolívar entre 1000, y ser el cambio oficial actual de $USA = 2150 Bolívares, quedaría en el Bolívar Fuerte (BsF) un cambio de $USA = 2,15 BsF. Pero considerando las reservas propias del BCV actuales ( incluyendo las del FEM), tema que sería discutible a nuestro entender, en $USA 25000 mil millones (aproximadamente ya que cada día cambia este valor) quedaría un cambio aproximado de $USA = 5119 Bolívares (aproximados) y $USA = 5,12 BsF. Consideramos que las reservas del FEM es un dinero público independiente del BCV aún cuando figure (incorrectamente a nuestro criterio por tener la volatilidad que tiene) en su balance y por tanto dicho dinero debe ser considerado a todos los efectos como una cuenta corriente a nombre del gobierno venezolano, realmente a nombre de su presidente, ya que está en manos del Sr. Hugo Chavez al igual que las divisas que entrega PDVSA al BCV desde ese momento no están en manos del esta empresa, están en manos de dicho banco aún cuando dicha entidad bancaria se las devuelva pero en Bolívares, con la diferencia importante de que las cantidades que el gobierno del SR. CHÁVEZ detrae del FEM no las devuelva en Bolívares ni actuales ni las va a devolver en Bolívares Fuertes ni moneda alguna, sin perjuicio de las veces que se contabilicen esas cantidades.

Las elevadas tasas de interés monetario de los créditos y préstamos bancarios concedidos a lo largo del año 2006 han aumentado el 100% para tarjetas de crédito y el 180% para préstamos de compra de vehículos e incluso el 300% para hipotecas de casas. Esto, es una auténtica política económica desorbitada que a nada bueno puede llevar y los préstamos personales concedidos en dicho año han sufrido un interés monetario del 120%. Estamos hablando de un montante que se aproxima a los $USA 6000 millones.

Nos preguntamos ante esto: ¿Realmente esto es una revolución Socialista o capitalista? ¿A quienes beneficia a los “oligarcas” tal y como dice el Sr. Hugo Chávez o a los económicamente más desfavorecidos incluyendo la clase media? Creemos que la respuesta es bien sencilla de obtener y está muy claro que el Sr. Hugo Chavez favorece a esa “oligarquía” y no al pueblo llano venezolano. Es su única forma de permanecer en el poder (bajo nuestro punto de vista).

Los gastos del gobierno venezolano se han incrementado en más de seis veces desde el año 1999 ya que en dicho año, cuando llegó al poder el Sr. Hugo Chávez, los mismos ascendieron a $USA 8000 millones y ahora ascienden a $USA 50000 millones habiendo aprobado la Asamblea Nacional, es decir, el Sr. Hugo Chávez, un gasto de $USA 5400 millones destinado a “gastos sociales” a incluir en el ejercicio económico del año 2007.

Según leemos, la firma Clyde & Co, opina que el sector marítimo (nosotros creemos que como todos) está inmerso en la incertidumbre.

Repetimos, a estas alturas, nadie está seguro de lo que realmente entiende el Sr. Hugo Chavez por Socialismo del Siglo XXI ni como va a afectar al sector privado.

Estamos de acuerdo en que un gobierno socialista puede ser cambiado con más o menos dificultades pero un estado socialista es muy difícil y largo de cambiar.

Lógicamente nadie, ante esta inseguridad e incertidumbre, habla en público sobre la actual situación, incluso en el sector marítimo el INEA evita hablar de este tema.

En definitiva esta es la situación de Venezuela bajo el Socialismo del Siglo XXI. Sólo añadir que actualmente las reservas en divisas depositadas en el Banco Central de la República Argentina superan ya los $USA 42.000 millones y que el Riesgo Soberano de Venezuela es BB-, porque lo es el Riesgo País de PDVSA y a efectos de política económica Venezuela es PDVSA.

Esta política económica del gobierno del SR. CHÁVEZ conduce a un estado de inflación que no puede ser contenido dada la gran cantidad de masa monetaria circulante de Bolívares con respecto a las reservas actuales que tiene el BCV.

Conduce a que el Bolívar, sea una moneda débil y sin propia sustentación en reservas de divisas por lo que sería necesario retirar de la circulación la masa monetaria circulante que es totalmente fiduciaria o al menos una gran parte de ella con objeto de contener la inflación y la tendencia desorbitada al consumismo existente pero que realmente es totalmente como hemos dicho, consumismo fiduciario.

Así, partiendo de unas reservas medias totales depositadas en el BCV de $USA 25000000000 y de que sólo el 42% del total de la masa monetaria actual en circulación está respaldada por esta cantidad de divisas, tendremos que al cambio oficial de 1$USA = 2150 Bolívares = 2,15 BsF, la cantidad de bolívares en circulación respaldada por estas divisas asciende a 53750000000000 Bolívares, es decir, 53750000000 BsF.

Como esto es sólo el 42% de esa masa monetaria, quiere decir que el 100% de la misma asciende a 127976190476190 Bolívares, es decir, 127976190476 BsF. Por consiguiente el cambio oficial para cubrir esta masa circulante asciende a 1$USA= 5119 Bolívares o sea 5,11 BsF.

El periódico venezolano EL UNIVERSAL en su edición de hoy día 09.07.07, en su Sección Economía edita un artículo del actual ministro de Finanzas venezolano, afirmando que hay que importar más.

Lamentablemente su opinión es justamente lo contrario de lo que hay que hacer. Es decir, importar menos y producir más en Venezuela. Por supuesto, reducir la masa monetaria circulante pero insistimos en que esto sólo hará agravar la situación económica del pueblo venezolano, por lo cuál, por este otro camino se llega también a la misma conclusión, es decir, producir más en Venezuela y especialmente, de momento lo tiene que hacer PDVSA y exportar para ingresar más divisas que debe rondar, dada dicha masa monetaria circulante, como decimos, en $USA 60000000000 en el total de divisas almacenadas en el BCV con lo cuál se conseguiría reducir a 1$USA = 2133 Bolívares = 2,13 BsF.

Por el contrario, como estas medidas son drásticas y quienes la sufren son los venezolanos y muy especialmente los más débiles económicamente hablando y las clases medias, lo que sí tiene que hacer el SR. HUGO CHÁVEZ y su asesor ideológico es conseguir que la producción aumente, que aumenten las exportaciones que se creen empresas privadas que exporten que implanten tecnología propia punta (nosotros así lo hicimos durante el tiempo que ahí estuvimos trabajando y de ello ya hemos hablado) y en consecuencia llegar a unas reservas medias de $USA 60.000 millones, como tope mínimo. Así que estimado SR. HUGO CHÄVEZ no hable más de excendentes petroleros porque no hay tal, sólo miseria y un desaforado consumismo que el pueblo ve con alegría pero que más tarde o temprano tendrá que finalizar y entonces ya será demasiado tarde y dígale a su ministro de finanzas que aclare sus ideas porque no parece tenerlas muy claras.

Al cierre de este artículo conocemos la noticia de que en Wall Street han saltado las alarmas de un posible “dafault” debido a la retirada de las empresas EXXONMOBIL, CONOCOPHILIPS, PETROCANDA entre otras y de la caída imparable de los bonos emitidos por PDVSA y añadimos que a estas alturas del año la inflación acumulada asciende casi a un 8% por lo cuál no es de extrañar que a finales del presente año se fije en un 16 ó 17%.

DIPLOMADO EN PLANIFICACION Y ADMINISTRACION DE EMPRESAS
(UNIVERSIDAD POLITECNICA DE MADRID)

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba