Opinión Nacional

Venezuela: la cuadratura del círculo

Según declaró a “El Mercurio”, el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, el principal problema de las elecciones legislativas, celebradas el pasado 4 de diciembre en Venezuela, fue la ausencia de una parte seria de la oposición, lo que «repercutió en la alta abstención»; acotó que hubo «algunas cositas por aquí y por allá que aparecieron en el informe pero en la elección misma no hubo nada de anormal».

Parece que Insulza se olvidó de que ya no es Ministro del gobierno de Chile y que realmente podría decir la verdad y, además, olvidó, el informe de los comisionados de la OEA que manifestaron que, realmente, hubo serios problemas tanto con el recuento de los votos, cuyos resultados hasta el día de hoy (26.12.05.) no se conocen oficialmente, y con las presiones de que fueron objeto los empleados públicos y militares para votar. (De allí se desprende que haya habido un millón de votos nulos).

Según el Presidente del Consejo Electoral de Venezuela – CNE – había un registro de 14 millones de electores; sin embargo, de acuerdo a las cifras oficiales (pueden verse en la página http://www.cne.gov.ve , éstos no pasaban de 11,6 millones, lo cual es lógico en un país de 24 millones de habitantes con una población menor de edad de más de un 50%.

El abultamiento del padrón electoral tenía como propósito justificar los 10 millones de votos que los partidos oficialistas le habían prometido al presidente Chávez. La campaña presidencial para diciembre del 2006 ya comenzó para el oficialismo y se vuelve a insistir en los 10 millones de votos para Chávez.

El señor Insulza no entendió lo que sucedió en Venezuela. Primero él debió haberse dado cuenta de que los partidos políticos sólo representan a una parte mínima de la población. Segundo, debió haber tomado nota de que las organizaciones civiles denunciaron hasta el cansancio que no irían “al matadero” (sic), si no se retiraban las máquinas de apuestas bidireccionales usadas para las elecciones y que no asistirían si no se contaban todos los votos. De hecho, la OEA cometió un gran error en Venezuela al avalar que se contara solamente un 35% de las papeletas, lo cual es inusual. Lo más seguro es que Insulza no aceptaría eso en Chile, ¿verdad?
Ahora los técnicos del gobierno ya han comenzado a preparar un nuevo plan electoral. Basándose en un padrón de 14 millones de votantes,(el cual nunca ha sido demostrado) que la oposición ha atacado muy fríamente, (por falta de punch), el oficialismo ahora pretende aumentar el padrón electoral a 18,5 millones de votantes, lo cual, según sus cálculos, podría darle a Chávez sus ansiados 10 millones de votos para colocarse en el sillón presidencial hasta 2013 y de allí llegar hasta el 2030 previo acuerdo parlamentario en donde, obviamente, no hay oposición pues eligieron los 176 funcionarios, perdón, parlamentarios del grupo oficialista UVE que reemplazó al MVR.

Venezuela, de acuerdo al nuevo padrón electoral que se está tramando quedaría con 5,5 millones de habitantes menores de 18 años (minoría de edad) impedidos para votar, lo que significaría que proporcionalmente, uno de los países paradojalmente más jóvenes del mundo, pasaría a ser un país de viejos, gracias a las artimañas “revolucionarias”. Si esto se concreta, como parece que así será, la OEA y su Secretario General, José Miguel Insulza, deberían estar preparados y confesados para lo que podría venir.

Según la recomendación técnica de la empresa Smartmatic (la vendedora de máquinas de juegos para usos electorales), la ampliación del padrón electoral venezolano se logrará con jornadas de inscripciones de nuevos votantes (¿), cedulaciones “express”, y nacionalizaciones inmediatas. De esa manera, dicen los “técnicos” se asegurarían los 10 millones de votos para Chávez y de paso permitiría a las maquinitas jugar descaradamente con el voto de los ciudadanos pues, al final del día, nadie los cuenta.

La oposición, por otra parte, a través de algunos voceros, logró sacar el habla después de noche buena y manifestó que sería muy posible que bajo esas condiciones tampoco participen en las elecciones y que se acogerían al Artículo 350 de la Constitución que establece la rebelión civil. Así están las cosas…

*Escritor y periodista chileno residenciado en Venezuela

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba