Opinión Nacional

Vuelvo de Lima

Vuelvo de Lima. 43 años de ausencia me separaban de la ciudad de mi juventud, de los primeros sueños, de las primeras novias, de las primeras canciones en la guitarra recién descubierta y de los amigos que nunca se olvidan: los del colegio…

Como es obvio, llegué a una ciudad desconocida; nada de lo que encontré guardaba un lugar en mi memoria –salvo una que otra casa- y fue como pisar algo desconocido con guías de lujo: lo amigos que no me olvidaron…

Pero al bajar del avión descubrí algo que hace tiempo había olvidado… Una gente con un profundo amor por lo suyo, con un orgullo envidiable de ser quienes son y una ciudad que reboza seguridad, paz y desarrollo en cada piedra de sus calles. El optimismo que les llena en relación a su futuro es contagioso y me retrotrajo a aquellos años en que ese mismo optimismo se sentía en las calles de mi Caracas natal y sentí una profunda nostalgia por los años desaprovechados, malgastados y perdidos…

Y, haciendo comparaciones –siempre odiosas pero comparaciones al fin y al cabo-, recordé que allí también se vivió la pesadilla de gorilas trasnochados; que un Velasco Alvarado acomplejado y resentido sabrá Dios por qué causas dejó su huella en años de atraso y desolación, expropiaciones y decrecimiento económico y una pauperización de la población totalmente innegable.

Pero bien supieron los peruanos sobreponerse a su personalísima tragedia dando la cara y empujando hacia adelante hasta pasar la página de los años de la oscuridad. Y, cosa curiosa, los mismos que hoy condenan a Fujimori reconocen que fueron sus pasos los que reencaminaron al Perú hacia esta nueva panacea económica. Los propios chilenos invierten masivamente en el Perú por su seguridad jurídica y las posibilidades de desarrollo que ofrece. No con esto quiero marginar a los otros presidentes que tanto hicieron por lograr el lugar que ocupa el Perú como destino preferencial de los inversionistas, simplemente señalo que lo mencionan como el punto inicial de esta bonanza.

Varias de mis noches fueron dedicadas a la visión que desde allí tenían de Venezuela y de nuestra pesadilla. Me interesó mucho oír las opiniones de quienes habían vivido algo parecido –muchos de ellos afectados en lo personal- y quise conocer sus pensamientos al respecto.
Es curioso oír opiniones de personas que, sin conocer el país y movidos tan solo por razones de lógica y de un sano análisis de la situación, nos presentan sus conclusiones…
Entre ellas:

1.- Es evidente que el gobierno ya dio lo poco que tenía que dar. La ineptitud e inexperiencia en asuntos de estado lo han convertido en el hazmerreír de los gobiernos serios;
2.- No se vislumbra una salida “aceptable” para él. La opinión mayoritaria es que, más temprano que tarde, seguirá el ejemplo de Fujimori a falta de otra alternativa viable;
3.- Está cometiendo un cuasisuicidio político con la esperanza de cobrar los réditos en un plazo no muy lejano;
4.- Es bastante probable que Cuba haya descartado contar con la ayuda de quien ha despilfarrado la inmensa fortuna de que dispuso y prefiera negociar un status quo con los EE. UU. Y la U. E., que, a la larga, le garantizan una estabilidad económica mayor y más segura;
5.- Es inconcebible ver cómo en el Perú, con ingresos muchísimo menores que los de Venezuela, se siente una salud económica que supera los sueños más descabellados de nuestra Corte de los Milagros.
Ni estas opiniones son mías ni soy futurólogo. Simplemente me pareció interesante que los lectores supieran cómo se ve nuestro país allende sus fronteras…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba