Opinión Nacional

Wacko Chavo

Irresponsable de visión y de oído. Se muestra frente a la pantalla chica con el dedo acusador que acribilla vidas humanas por la vía de la exclusión del empresariado, juicios de valor y mentiras que encubren verdades. Perduran las amenazas, la extorsión y el odio. Se enorgullece, cada vez que crece el número de venezolanos que no lo reconocen como líder. Ya, en recientes programas evidencia ojeras, cansancio y empalagosa dicción al hablar. “Wacko Chavo” envanecido, mira por encima del hombro hacia la cámara cuando explica su programa económico de largo aliento, el cual se basa en restricciones económicas, pérdida de mercados y violación de derechos a la propiedad y contratos. Se apuesta discrecionalmente a la longevidad del régimen impuesto, que, a la pluralidad ciudadana.

Es el resultado de cuando se llega a un nivel de poder, tal que, donde lo importante es ser más que los demás y ajeno a la realidad trata de darnos a entender que es poderoso. Se siente que ha superado los estadios de nuestra vida terrenal porque se cree en el paraíso, aunque parezca deambular por el limbo. La erosión de los valores morales, la creencia de tener la verdad en sus actos y en palabras que distan mucho de transmitir una idea justa sobre sociedades más felices o sanas, son elementos presentes en pacientes de este tipo.

Se ha contagiado del virus sistémico “Wacko” que ataca las pantallas chicas del orbe sobre quienes se creen líderes inmortales. Existen los de trayectoria conocida: “Wacko Jacko” el sensible, que le gusta dormir con niños de la calle del mundo, “Wacko Saddam” que le reza a Osama Bin Laden, “Wacko Mugabe” que no se cansa de engañar a su gente, “Wacko Castro” que ya hizo bastante y busca relevo y por último el nuestro “Wacko Chavo”, el aprendiz que quiere relevar al anterior. Sujetos que se contagiaron por los intermedios del exhibicionismo, resentimiento, el trasnocho y egoísmo político. Aunque uno de ellos, por desespero ha invertido cuantiosas sumas de dinero en cambios de su fisonomía, no se puede ocultar la enfermedad. Según se dice, juntos quieren desarrollar una nueva aldea global, solidaria, que podrá llamarse “neverland ranch II”. Esta especie de morbo visual que ataca la pantalla chica nos alerta de cuan enfermo está el mundo.

Con estos líderes están los desfavorecidos, sus seguidores. Seres que por desconocimiento, desinformación e ignorancia, los vitorean como si fueran ángeles caídos del cielo, sin darse cuenta que con sus ideas y ejecuciones parecen el mismísimo diablo. Son propensos al contagio.

Es pertinente comentar que existen vacunas, llamadas: “Mediación y pluralidad responsable”. Para quienes tratan de salvar a estas gentes debemos decir que existe un viejo antídoto denominado: “Nadie tiene la verdad absoluta, pero muchos tienen, por lo menos la racional”, que ayuda a aliviar las traumáticas migrañas que causan los trastornos de conciencia.

Hoy día, científicos han descubierto la cura para este virus y luego de la exitosa prueba piloto llamada “El Firmazo”, se comenzó a confeccionar “El Referéndum” que será la medicina que cure a estos pacientes definitivamente. Se comenzará a comercializar pronto.

No permitamos que Venezuela se convierta en un “Neverland ranch”

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar