Opinión Nacional

Yo, El Improvisado

Como vaya viniendo, vamos viendo

No piense UD. que yo pienso mucho, no, yo soy un hombre de intuiciones, de corazonadas, porque Dios está conmigo; desde que era pitcher en la sabana me acostumbre a no obedecer señas de nadie, y mucho menos ahora que soy el dueño de la pelota.

Es que es usanza llanera lazar al voleo, cabalgar sin rumbo, acampar no importa donde, cuando caiga la noche, porque lo que sobra es chinchorro y hembra, y sarao y miche, y entonces uno se levanta paloteao y se le ocurre tempranito una ley para que no vuelen los alcaravanes, ni canten las paraulatas, ni amanezca tan temprano. Y como campo es campo, y monte es monte, y llano es llano, la gente que no tiene nada que hacer se pone a hablar y comenta: ¿oíste fulana lo que se le ocurrió al hijo de la maestra esta mañanita, sin dormir y aguardientao? Y el murmullo lo hace a uno grande y vistoso y oído, porque tengo amigos de arpa, cuatro y maracas que inventan un corrido espontáneo de mis dichos y decires, un contrapunteo arriao, y me ponen rojito y peleón como gallo fino en vallas y paredes y en el tarjetón, y hasta alguno cree que es posible lo que anuncio cuando se me suelta la lengua y se me sale el zumbao.

Pero así soy yo, El IMPREDECIBLE, entro en la CAN y me salgo, y vuelvo a entrar, la pongo en el pasaporte y luego la quito, ¡los tengo loquitos! Nadie ninguno ni mi Vice ni los ministraídos ni las seguidoras incondicionales del proceso legislativo y electoral conocen mi mental proceso, porque soy así desde chiquito, cuando quería ser poeta, improvisaba, y con el lápiz Mongol No 2 escribía, a la zurda, cuanta copla se me ocurría: por unos días la recitaba y a la semana escribía otra que nada tenía que ver con la anterior, y en eso me pasaba el tiempo, insultando hoy a Mr. Danger, el Diablo, llamándolo después por mampuesto para ofrecerle mis versos y la mejor rabo e´cochino que he lanzado.

Lo mismo hago con los españoles, los trato de gachupines, de genocidas, les miento la madre por habernos conquistado, mando a tumbar la estatua de Colón, elimino el Día de la Raza, y después los llamo para que construyan puentes y draguen ríos y otorguen préstamos, y me redacten leyes y constituciones, y me asesoren en eso de hacer legal mis deseos de ser EL REY de esta República, más soberano y mandón que borbón alguno, que Austria cualquiera

Improvisado soy y seguiré siendo, ¡dígalo ahí el Mr. de La Electricidad! que no se esperaba la curva afuera de la estatización, díganlo ahí buhoneros y motorizados, conductores, pepetistas y misioneros ¡se acabó lo que se daba!

Se los advierto de nuevo, esta noche me acuesto y mañana nadie sabe como me levanto si en la madrugadita me leo, en una de esas intuiciones geniales mías, un capítulo de la Riqueza de las Naciones de un tal Smith, coterráneo de esa lacra llamada Toni. De repente y hasta repunte la Bolsa de Valores que hago bajar y subir como mi incomparable voz de barítono, como la de mi amigo Guabina allá en Barinas, ¡un abrazo, compadre!, cuando le canto a las muchachas que tengo encargadas de componerme una Constitución y un paquete habilitante: ¡Anoten ahí camaradas que ya iré legislando, expropiando, nacionalizando, estatizando, construyendo mi socialismo, como me vaya viniendo!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba