OpiniónOpinión Nacional

¿Por Qué Sigo Teniendo Esperanza? (4)

Fui a ver una obra llamada Broadway en la Sala Experimental del Banco Occidental de Descuento.  La sala estaba bastante llena, aunque es un espectáculo de calidad que podría montarse en cualquier teatro grande, como el Teresa Carreño, y satisfacer al público asistente.

El domingo anterior había ido a ver el concierto del Sindicato de la Pastilla, también en el BOD, aunque en otra sala y me había encontrado a mi amiga, Magdalena Frómeta, con quien canté hace ya muchos años en la Schola Cantorum de Caracas.  El reencuentro fue rápido aunque muy agradable y ella fue quien me comentó que estaba produciendo el espectáculo Broadway de Federico Pacaníns y me invitó para que asistiera el próximo domingo.  Le comenté que a mi hijo menor le encantaban los musicales y que estaba pensando dedicarse al arte profesionalmente.  Quedamos en que nos veríamos el domingo 4 de junio y en que ella le presentaría mi hijo a Federico Pacaníns para que cuadraran una reunión y pudieran conversar sobre oportunidades tanto en Venezuela como en el extranjero.

Fui a ver la obra con mi hijo menor y con un amigo italiano.  Me encontré con mis amigos, Nelson y Coromoto Machado, a quienes tenía mucho tiempo que no veía.  También con el Dr. Gustavo Sosa y con el profesor Luis Chacón, quien ya alguna vez tuvo la gentileza de entrevistarme en su programa de radio.  Es agradable evidenciar que, a pesar de las circunstancias que atraviesa nuestro país, todavía hay un espacio para el encuentro de quienes, a pesar de nuestras diferencias, apreciamos el arte.

La experiencia fue maravillosa.  Mirna Ríos nos deleitó a todos los presentes tanto por su voz como por su actuación. Nos hizo reír, nos conmovió, nos hizo pensar y recordar…Además, pudimos apreciar el talento de los jóvenes profesionales que están dedicados a seguir llevando la cultura a través de su arte e independientemente de las circunstancias.  Allí estaban Sandra Yajure y Gerardo Soto, junto con el pianista Jesús Rafael Pérez, además de quienes trabajaron con las luces, con el sonido, con el vestuario, con el mercadeo…En fin, el trabajo en equipo y el trabajo individual lograron que esta obra pudiera montarse a pesar de las dificultades.  

Cantamos, aplaudimos, nos reímos, compartimos y aprendimos…

Lo más grato fue constatar nuevamente la sencillez, espontaneidad y apertura del venezolano.  Al final del espectáculo pudimos fotografiarnos con las estrellas.  Mi hijo tuvo la oportunidad de hablar con Sandra Yajure, quien rápidamente le dio los nombres de quienes podrían ayudarlo en teatro y canto.  Además, se puso a la orden para que la contactáramos en cualquier momento para contestar cualesquiera otras preguntas.  Lo mismo hizo Federico Pacaníns.  Y lo mismo hubieran hecho los demás si hubiéramos contado con un poco más de tiempo…¿Por qué?…Porque así somos los venezolanos…Y por eso, entre muchas otras razones, sigo teniendo esperanza… 

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba