OpiniónOpinión Nacional

Recordando a Punto Fijo

Hoy, cuando nuevamente surge la necesidad de mantener la Unidad Democrática en el “Acuerdo o Compromiso Unitario para la Gobernabilidad”, que en si comprende el necesario acuerdo democrático, que mantenga vigente la UNIDAD que nos ha conducido a la situación actual de oposición política verdadera y valedera, nos prestamos a recordar el tan descalificado por la fracasada y desastrosa “revolución bolivariana”, el inefable “Pacto de Punto Fijo”, que fue un acuerdo o pacto bicameral, iniciado el 31 de octubre de 1958, en la residencia del Dr. Rafael Caldera, de nombre «Punto Fijo», mediante el cual los partidos Acción Democrática, Copei y URD se comprometían a darle un elevado tono al debate electoral y a respetar y hacer respetar el resultado de las elecciones, que ocurrirían por primera vez, luego de la salida del general Pérez Jiménez en la noche del 22 de enero de ese mismo año.

La historia nos relata, que ante la proximidad de las elecciones generales de 1958, y luego de dos intentos de golpe militar, los candidatos presidenciales de los partidos Acción Democrática, Unión Republicana Democrática (URD) y Copei, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera, respectivamente, se reunieron en la residencia del candidato Caldera, la quinta Punto Fijo, en Caracas, para firmar un compromiso preelectoral. Expresamente se dejó fuera de este acuerdo al Partido Comunista de Venezuela, pese a que formaba parte de la Junta Patriótica, así como al Movimiento de Integración Republicana, en cuyo seno había notables personalidades.

Mediante este pacto, los partidos Acción Democrática, Copei y URD se comprometían a darle un elevado tono al debate electoral y a respetar y hacer respetar el resultado de las elecciones; a establecer un gobierno de unidad nacional en el cual cada uno de los partidos signatarios tendría representación equitativa en el gabinete ejecutivo del que ganare las elecciones; a presentar al país un programa mínimo común.

El Pacto de Punto Fijo se cumplió a perfección durante el régimen de Rómulo Betancourt (1959-1964). Al gabinete asistieron adecos, copeyanos y urredistas. También se distribuyó la militancia tripartita en las gobernaciones y en los institutos autónomos. URD se retiró del gobierno y del pacto en 1962. Quedaron solos AD y Copei, hasta el final del período. Luego, en el gobierno de Raúl Leoni, a nivel de gabinete lo que se aplicó fue el llamado gobierno de amplía base, conformado a partir del 5 de noviembre de 1964, por ministros de AD, Frente Nacional Democrático (FND) y URD. El FND, partido de Arturo Uslar Pietri, se retiró del gobierno en marzo de 1966. URD permaneció hasta abril de 1968, cuando se desligó de Leoni para hacer su propia campaña electoral.

En cuanto a Rafael Caldera, signatario y anfitrión del puntofijismo, no hizo coalición de ninguna naturaleza. Gobernó solo, con Copei, haciendo un gobierno monopartidista. Este ejemplo lo siguieron otros presidentes, que si bien gobernaron con colaboradores independientes, no continuaron con el Pacto de Punto Fijo.

Esto, a nivel de gobierno en el gabinete ministerial, sin embargo, el Pacto de Punto Fijo continuó inalterable como pacto institucional. Es decir, en el Congreso se mantuvo desde Betancourt hasta 1996, el acuerdo para elegir presidente del Congreso a un miembro del partido de gobierno y vicepresidente a uno del partido que perdía, pero siempre en función de AD y Copei, elementos del bipartidismo. El pacto institucional se extendió a la elección de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, Poder Judicial, Consejo Supremo Electoral (hoy CNE), Fiscal General de la República, Contralor General de la República y Procurador General de la República.

El 23 de enero de 1999, al tomar posesión el Congreso elegido el 8 de noviembre de 1998, hubo un cambio de escenario en el mismo, totalmente distinto, cuando se inició un acuerdo, referido exclusivamente al Parlamento, entre el MVR, Proyecto Venezuela y Copei. Entonces, el Senado quedó presidido por Luis Alfonso Dávila (MVR) y la cámara de Diputados por Henrique Capriles (Copei), quedando otros puestos directivos a Proyecto Venezuela, el MAS y Patria Para Todos (PPT). AD quedó nuevamente fuera del control directivo del Congreso. Puede decirse, que quedó liquidado el Pacto de Punto

En matemática negociadora, el Pacto de Punto Fijo se convirtió posteriormente en un pacto institucional entre los partidos AD y COPEI, y un tercer partido, que de acuerdo al número de votos ocupara un tercer lugar en los comicios. Primero fue URD y luego el MAS, el tercer componente de este llamado pacto institucional, hasta el 2 de marzo de 1996, en que un nuevo pacto de COPEI con los partidos MAS y CAUSA RADICAL, por primera vez en la historia democrática del país, dejan fuera de la directiva del Congreso al partido Acción Democrática y el partido del Gobierno -CONVERGENCIA- y las otras fuerzas minoritarias que apoyaron la candidatura del Presidente Rafael Caldera.

Hoy vemos con preocupación la desviación militarista dado al gobierno, donde aparentemente, es el poder del mando militar, el que enerva la fuerza para mantenerse en el poder.

@Enriqueprietos

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba