OpiniónOpinión Nacional

Tipos de líderes

Para entender la política venezolana tenemos que saber, comprender y asimilar la historia del liderazgo político en el país. Lo primero que tenemos que dejar en claro es que la expresión de “liderazgo colectivo” tan en boga en algunos sectores medios del país es un concepto amorfo e irreal, ya que hablar de “liderazgo colectivo” es indicar la hay ausencia de líder.

En Venezuela han subsistido a lo largo de nuestra historia, y como parte de nuestro ADN social, cuatro tipo de liderazgos: El fuerte y carismático, el fuerte y autoritario, el intelectual y el de jefatura política.

Ahora bien, ¿cuál es cuál? Empecemos por el liderazgo “fuerte y carismático”. El primer líder social venezolano fue José Tomás Boves, el realista organizó un ejército social, reivindicador y justiciero que hizo añicos a la sociedad venezolana.

Boves encarnó ese liderazgo carismático, es por ello que lo siguieron tantos llaneros venezolanos, además de negros, mulatos y desposeídos de aquella Venezuela colonial. El urogallo encarnó un liderazgo fuerte, despiadado, impositivo que se hizo con el poder, por la vía de los hechos, de la jefatura de las fuerzas en favor del Rey de España.

Después de Boves surgió, para suerte de la causa independentista, el liderazgo de José Antonio Páez, el segundo líder fuerte y carismático; salvando la distancia de los años, podemos enlistar en este inventario a Carlos Andrés Pérez y Hugo Rafael Chávez Frías, hombres de innegable apoyo popular y de carácter indómito.

Luego viene el liderazgo fuerte y autoritario, dicho en palabras de Laureano Vallenilla Lanz en el Cesarismo Democrático, ese “Gendarme necesario”. ¿Quiénes cumplen con este perfil? Sin duda, personajes como Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez, y anteriores a ellos como Joaquín Crespo, José Tadeo Monagas, entre otros.

El tercero, es el que denomino como el liderazgo intelectual. Y este es encarnado por personas que a pesar de su escasa empatía social y “ángel político” poseen una capacidad intelectual de tal nivel que son respetados por propios y extraños.

El caso más emblemático es el del Dr. Rafael Caldera, quien fue percibido por los venezolanos como una especie de “Sumo Sacerdote”, poseedor de un intelecto incomparable, con una autoridad moral incuestionable y con una proyección de respeto colectivo que era abrumadora. La figura que más cerca pudo llegarle fue la del escritor Arturo Uslar Pietri.

El cuarto tipo de liderazgo venezolano es el de la jefatura política, en este caso nos referimos a políticos que no necesariamente son figuras públicas, pero ejercen dentro de estructuras políticas un liderazgo aplastante.

Entre las dos vertientes del “jefe político” está aquel que es cacique o caudillo dentro de su partido y también fuera de él, éste es el caso de Don Rómulo Betancourt, o el que ocupa la misma posición sin poseer igual poder entre las masas, es el caso del también dirigente de Acción Democrática (AD), Luis Alfaro Ucero.

Estos cuatro ejemplos de liderazgos son los que se han impuesto en la historia de Venezuela, lo cual no indica que todos los que han ocupado el Palacio de Miraflores hayan cumplido con algunas de estas características e inclusive puedan calificarse como líderes.

Esta realidad es necesaria analizarla en todos y cada uno de los cálculos políticos que se hagan con relación a la política venezolana.

¡Para mí, el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar