OpiniónOpinión Nacional

¿Una iglesia venezolana?

Al mejor estilo de Enrique VIII, durante el período denominado El Trienio Adeco, y en medio de una puja entre la Junta Revolucionaria de Gobierno, encabezada por Rómulo Betancourt, y la Iglesia Católica, se constituyó la Iglesia Católica Apostólica y Venezolana (ICAV).

Todo empezó con el decreto 321, donde el Ejecutivo venezolano ponía en desventaja a la educación privada frente a la pública, perjudicando así a un número importante de unidades educativas que estaban bajo la administración de la Iglesia Católica.

En medio de la conflictividad, en un editorial de diciembre de 1947 de  la Revista Sic, se leía un editorial que decía: “son ateos los que no creen en Dios; aunque en medio de la propaganda electoral entran al templo a besar las imágenes de los Santos. Son totalitarios los que atribuyen al Estado los derechos que corresponde al individuo, a la familia y a la Iglesia… Son socialistas y perseguidores de la Iglesia, según expresión del Episcopado venezolano en su carta pastoral del 30 de septiembre, los que en la Asamblea Constituyente defendieron el decreto 321 y el artículo 55 de la Constitución”.

Desde el Gobierno, a través del impulso del Maestro Luis Beltrán Pietro Figueroa, se siguió adelante con el plan de despojar de beneficios académicos a las instituciones privadas y desmejorarlas frente a las públicas; a tal punto que un alumno con 20 puntos en una institución privada equivaldría a 15 puntos en la pública.

En medio de este enfrentamiento, desde el seno del Poder Político se acordó promover un cisma dentro de la misma Iglesia alentando, promoviendo y auspiciando, e incluso financiando, una Iglesia separada la cual se denominaría Iglesia Católica, Apostólica y Venezolana (ICAV), quien estaría a cargo de Luis Fernando Castillo Méndez, un sacerdote ordenado clandestina e írritamente por un obispo español, consagrado por un obispo cismático brasileño.

A la ICAV se agregaron unos pocos sacerdotes y feligreses, quienes ya habían manifestado su recelo en contra de la jerarquía de la Iglesia Católica en Venezuela, sobre todo en la forma como se conducían los obispos venezolanos.

Sin embargo, a pesar de la enorme cantidad de dinero invertido en el proyecto los objetivos no fueron alcanzados; la Iglesia Católica Apostólica y Venezolana no sobrevivió a la caída del gobierno de Don Rómulo Gallegos. E incluso esta polémica podría explicar el júbilo manifestado por los obispos venezolanos al conocerse el derrumbamiento del ensayo democrático de 1945 a 1948.

Con frases como “La noche quedó atrás” y la “Noche blanca”, los sacerdotes ponderaban el período del Trienio Adeco y a lucha que los revolucionarios de octubre y los sacerdotes protagonizaron por el derecho a la educación libre de los venezolanos.

Este es un pasaje de nuestra historia patria y de la historia de la Iglesia Católica en Venezuela, que nos es suficientemente conocido y estudiado.

¡Vive la historia, vive el desafío de aprender!

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar