OpiniónOpinión Nacional

XXX aniversario Escuela de Criminología ULA

Han transcurrido tres décadas desde que el ímpetu y la visión adelantada por demás y la filigrana de valiosos académicos, entre ellos Christopher Birkbeck, Luis Gerardo Gabaldón, David Delgado Iturriza y otros profesores más, fundamentalmente de nuestra Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas – Universidad de Los Andes, concibieron lo que en un principio fue un proyecto que parecía ciertamente muy ambicioso al proponer nada más y nada menos que estudios de criminología, no como especialización o maestría que existían para el momento en el país, sino con pie de plomo, disciplina estoica y audacia proponer una carrera de pregrado de cinco años literalmente una licenciatura en criminología.

Con ese empuje y visión nació la primera Escuela de Criminología no sólo en Mérida, en la Universidad de Los Andes, en Venezuela, sino en América Latina es decir, es una escuela pionera con antecedentes y cierto linaje en su campo. Tal osadía o presunción tenía un asidero académico escrito en un manto de roca volcánica … los proponentes no eran ningunos iniciados ni mucho menos improvisados, y como todo proyecto necesitaba de responsables, de promotores, de bujías incandescentes que produjeran la  necesaria combustión para hacer encender ese motor académico que paso todos los filtros y controles (Consejo de Facultad – Consejo Universitario – Consejo Nacional de Universidades y demás) y cristalizo en la tercera y más joven escuela de nuestra Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de Los Andes después de la Escuelas de Derecho y Ciencias Políticas.

Mucha agua ha corrido en tres décadas que se dice fácil pero no lo es. Esa Escuela de Criminología de la ULA tiene impronta propia. La conformación de su Pensum de Estudios original, sus profesores, materias, seminarios y algo muy importante esa escuela nació – como corresponde a una disciplina de intervención – anclada y vinculada a investigadores y proyectos de investigación. Por sus aulas han pasado notables maestros vinculados al campo de la criminología, cientos de egresados regados por el mundo entero en instituciones públicas y privadas, recordemos que el criminólogo es básicamente un analista especializado con capacidad de intervención, investigación y prospección sobre la problemática de la delincuencia y el control social, nuestros egresados están unos haciendo docencia, otros investigación, otros dirigiendo múltiples y variados programas, en diversos organismo vinculados a la seguridad, prevención y control social, otros en el alto gobierno venezolano haciendo actividades de diversa índole, la retrospectiva es positiva al ponderar la evolución de aquel proyecto y escuela, que coincidía su nacimiento con la terminación e inauguración de la nueva y actual sede de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, ubicada en la Avenida Las Américas de Mérida Núcleo Liria frente a la Monumental Plaza de Toros Román Eduardo Sandia.

Nuestros estudiantes han sido formados con un extraordinario perfil y formación sobre todo en las dos primeras décadas donde nuestra Escuela de Criminología era literalmente un bastión académico de grandes maestros, profesionales, académicos invitados, laboratorios, libros, colecciones, series, estudios. Nuestros muchachos arrancarían como en toda ciencia o disciplina estudiando la génesis de la criminología en las obras de  Paul Topinard, Rafaelle Garofalo, pasando por Cesare Lombroso, Enrico Ferri, Franco Ferracuti, Ted Gurr  y otros. En la actualidad les compete formarse en torno a los grandes avances de la psicología social, psiquiatría, estadística, legislación, metodología, derechos humanos, prospectiva, investigaciones transdisciplinarias y demás, y en los estudios y aportes de un selecto grupo de académicos de la talla de Vicente Garrido; Jorge Sobral , Santiago Redondo, Alfonso Serrano, María de Los Ángeles Luengo, Lourdes Mirón, Eugenio Garrido , Carmen Herrero, Jaume Masip, Christopher Birkbeck, Luis Gerardo Gabaldón, Lolita Aniyar de Castro, Juan Antonio Rodríguez, Carlos Vilalta, David Rodríguez Goyes, Lucia Dammert, Cecilia Chouhy, Hugo Morales, Massimo Sozzo y otros más que  han cimentado con sus obras, artículos científicos, proyectos de investigación comparados o estudios de casos entre otros, un campo muy fecundo de la criminología a escala planetaria. 

La evolución de la sociedad a escala planetaria ha sido compleja y el final del siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI observaremos un cumulo de situaciones, distorsiones, fenómenos, problemas diversos en nuestra sociedades, que indudablemente exigen un abordaje y tratamiento del criminólogo. El campo de estudio, el perfil, desempeño y objeto de la criminología y del criminólogo es amplio destacándose desde el delito (génesis, control y prevención); el estudio y clasificación del delincuente (básicamente su personalidad y tratamiento); por supuesto la delincuencia (indudablemente su prevención, predicción y medida o cuantificación) pasando por áreas complejas como el estudio y análisis de la víctima, el delito, las conductas como el alcoholismo, la prostitución, drogadicción hasta la legislación, protocolos y administración de justicia entre otros, y de allí su vinculación al derecho penal y procesal penal.

No en vano nuestra Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas fundo hace varias décadas un Ting Tang el CENIPEC (Centro de Investigaciones  Penales y Criminológicas Héctor Febres Cordero) dedicado al cruce o encrucijada académica e investigativa de la criminología y el derecho penal, cuyos principales aportes y frutos están publicados en la Revista Cenipec que junto al Centro y sus proyectos de investigación están siendo relanzados académica e institucionalmente en la actualidad a cargo de los profesores Juan Antonio Rodríguez, Francisco Ferreira y un equipo valioso, aspecto que revela la preocupación que la criminología y el derecho penal no sólo en el contexto académico sino cotidiano.  

Más allá de este breve recuento sin dudas la criminología y sus profesionales están obligados a dar cuenta de una inmensa cantidad de situaciones, hechos, fenómenos algunos de vieja data, otros más recientes, e incluso algunos emergiendo en esta sociedad globalizada y transversalizada no sólo por el Covid, sino otras pandemias sociales que por efectos demandan su abordaje y tratamiento. Felicitaciones a nuestros profesores, investigadores, a nuestros estudiantes, a los criminólogos especialmente los egresados de nuestra escuela en medio de sus trigésimo aniversario. Esperamos pronto volver a dictar clases en sus aulas como profesor invitado en la Catedra de Derechos Humanos que he tenido el privilegio de ser.  


Profesor de la Universidad de Los Andes
E-mail: [email protected]    

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba