OpiniónOpinión NacionalSin categoría

Dos limones: Trump y Chávez

Era ya tarde en la noche y en el televisor  buscaba TV Venezuela para ver, como cada día, el programa de Pedro Luis Flores «Viene Impreso» pero estaban transmitiendo desde la Convención Demócrata. No pensaba oír ningún discurso, pero cuando cambié de canal caí en FOX News y anunciaban a Obama y comencé a oírlo y me enganché hasta el final: uno de los más impactantes discursos políticos que he escuchado.

Después del excelente discurso de Obama en la Convención, FOX NEWS entrevistó a Newt Gingrich, republicano que presidió la Cámara de Representantes de Congreso de los Estados Unidos entre 1994 y 1999. En la entrevista Gingrich dijo que el discurso de Obama era una de las mejores piezas de oratoria política que había oído en sus largos años de experiencia. Newt Gingrich fue más allá y expresó, que en su opinión Obama era si no el mejor uno de los mejores oradores de la historia  de los Estados Unidos.

En los medios venezolanos he leído opiniones disímiles sobre el discurso de Obama, sobre Hillary Clinton y su esposo Bill. Y sorprendentemente defensas y alabanzas a Donald Trump. Pensé en responder a algunas de ellas, pero me dije: en este momento me estoy comiendo un sandwich y escribir sobre Trump me puede caer mal… Pero no resistí la tentación.

Alguien escribió que comparar a Trump con Chávez era como “comparar manzanas con limones”, lo que me hizo preguntarme quién era la manzana, porque sin duda los dos son verdaderos limones, fruta a mi gusto muy agria y desagradable.

Quien haya tenido la oportunidad de observar a estos dos limones, encontrará que entre ellos, por ser ambos limones, hay más similitudes que diferencias.

En efecto, entre Chávez y Trump hay solamente cuatro diferencias: 1. Trump es como catire o pelirrojo, dependiendo del tinte, y Chávez no. 2. Trump tiene ojos azules, Chávez no. 3. Trump habla inglés y Chávez español y de vaina. 4. Trump es capitalista salvaje y Chávez era comunista salvaje, si cabe la redundancia.

Pero los parecidos son más que las diferencias.

Veamos: ambos se caracterizan por: 1. su lenguaje procaz,  2. su violencia verbal: Insultar, ridiculizar o ponerle sobrenombres a quien disienta de ellos, 3. la superficialidad de sus planteamientos, 4. su egocentrismo y narcisismo desmedidos, 5. su prepotencia («…nadie mejor que yo para dirigir a Estados Unidos…», «…yo soy el único que puede gobernar a Venezuela…»), 6. su permanente incitación al odio, 7. sembrar el miedo 8. el irrespeto a sus semejantes 9. su intolerancia del pensamiento ajeno. 10. padecer de megalomanía obsesiva. 11. Su maltrato del idioma: Trump habla en un inglés callejero y Chávez machucaba un español malandreado. 12. el inocultable talante totalitario de ambos, intentar ocultarlo es como tratar de tapar el sol con un dedo. Sin aludir a la evidente y notoria ausencia de cultura de ambos.

Chávez elevó a la enésima potencia la corrupción en Venezuela. Trump que no ha tenido la oportunidad, sin violencia y sin apremio, confesó en el primer debate de los precandidatos republicanos que él había “comprado muchos políticos” a lo largo de su vida empresarial, lo que según él era prueba de poseer una calificación especial para ser presidente. Que él “sabía” cómo manejar a los políticos Es decir, confesó ser un corrupto. Confesión ésta que extrañamente sus adversarios del momento no aprovecharon. Espero que no tenga la oportunidad de extender sus prácticas desde el gobierno.

Esa afirmación, viniendo de un hombre con una turbia trayectoria empresarial, cuyas empresas han quebrado tres veces, no sorprende. Pero menos sorprende cuando uno se entera de que, según los medios, los paganinis de esas quiebras fueron los socios de Trump y que él las provocó en beneficio propio.

En los tribunales de los Estados Unidos cursan más de tres mil demandas contra Donald Trump o sus empresas por maulas, por parte de particulares o pequeñas empresas que en algún momento le vendieron algo o le prestaron servicios a él o alguna de sus empresas. Entre las demandas que enfrenta Trump hay una demanda colectiva o “class action”  por supuesto fraude en perjuicio de centenares de estudiantes de Trump University.

En el caso de Chávez, en la fiscalía y en la sala prostitucional quedaron engavetadas centenares de denuncias y acciones legales contra el Comediante Eterno porque La Pelona se apiadó de los venezolanos e  hizo justicia por su propia mano y lo embarcó directo a Quinta Paila sin pasar por “go”.

Finalmente hay otro elemento común a Trump y Chávez: sus tormentosas relaciones con el sexo opuesto. Trump se ha divorciado dos veces y casado tres. Chávez se divorció dos veces. Es decir ambos parecen tener dificultades para convivir con las imprescindibles representantes del sexo femenino. En este materia corren rumores en Venezuela sobre la vida privada y gustos de Hugo Chávez que, por lo menos hasta ahora,  no se le atribuye nada parecido a Donald Trump.

@jchaffardet

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar