Opinión Nacional

“Kakistocracia” o gobierno de los peores

Jesús Silva Herzog Marquez., en su libro “La Idiotez de lo perfecto”, reseña unas ideas de Michelangelo Bovero, el discípulo y sucesor de Bobbio en la cátedra de filosofía política en la Universidad de Turín. Bovero nos recuerda a Polibio y su teoría de las formas mixtas de gobierno El historiador romano partía de las formas simples y virtuosas de gobierno de Aristóteles y afirmaba que el problema consistía en su inestabilidad: la monarquía degeneraba en tiranía; la aristocracia, el gobierno de los mejores, se transformaba en una oligarquía, el gobierno de los privilegiados; y la república terminaba en el desorden y la anarquía de la demagogia. La solución de Polibio era la mezcla de las formas puras de gobierno para integrar un sistema de equilibrios y complementaciones que ofreciera estabilidad al gobierno. La Monarquía constitucional británica del siglo XIX es un ejemplo al respecto: los poderes del Estado divididos entre la Corona y un Parlamento integrado por una Cámara de los Lores, conformada por aristócratas y una Cámara de los Comunes electa por el pueblo. Lo que no pensó Polibio, nos dice Bovero es que la mezcla bien podría darse entre las partes corruptas del gobierno. La combinación de la tiranía, la oligarquía y la demagogia es lo que Bovero llama “kakistocracia”: el pésimo gobierno, la república de los peores. En Venezuela, la mal llamada reforma constitucional acrecienta patológicamente los poderes del Caudillo-Presidente, dándole la facultad de nombrar Vicepresidentes-Procónsules regionales, que socavan los poderes de los gobernadores y alcaldes electos, además el ejecutivo, a través del financiamiento, controlará los Consejos Comunales, regidos por asambleas no electas por sufragio universal directo y secreto. La “nueva clase” de nuevos ricos corruptos y/o parásitos del Estado es la nueva oligarquía, la llamada “boliburguesía”, que monopoliza los contratos con el Estado. El actual régimen además se ha caracterizado por reemplazar el debate democrático entre mayoría y minoría en los órganos electos del Estado, por la farsa demagógica y antidemocrática de “deliberar” en asambleas de plaza no electas, absolutamente arregladas de antemano.

La Venezuela de Chávez se acerca cada día más a la “kakistocracia” de Bovero, con su Caudillo autoritario, omnipotente y con reelección perpetua, una oligarquía de “nuevos ricos” corruptos y el desorden demagógico de la “oclocracia”, el poder de la turba, de la plaza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba