Actualidad Internacional

Correa acusa a la oposición de querer destituirlo

El presidente electo de Ecuador afirmó que la mayoría opositora del nuevo Congreso, denominada «anticonstituyente», busca destituirlo para impedir que se instale la Asamblea.

“Lo que quiere la oposición es destituirme, por que saben que si llega a funcionar la Asamblea Constituyente, se acabarán las mafias en el parlamento”, manifestó el mandatario, quien tomará posesión de su cargo, el próximo 15 de enero.

En declaraciones a un canal de televisión local, Correa acusó a la mayoría opositora de estar “defendiendo sus privilegios, y no la voluntad popular”.

El artículo primero de la carta política establece que la soberanía radica en el pueblo, la gente votó por eso, por una reforma política profunda a través de una asamblea constituyente, agregó.

El economista aseguró que luego de su posesión de mando, su primera tarea será convocar a una consulta popular para que el pueblo decida la instalación o no de una asamblea constituyente, sin que el congreso tenga que aprobarla previamente.

Una mayoría de 69 diputados que agrupa a los partidos Renovador Institucional, Sociedad Patriótica, Social Cristiano y Unión Demócrata Cristiana, se opone a la asamblea y propone realizar las reformas políticas directamente.

Los legisladores anunciaron también, la reestructuración del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que sería el encargado de organizar el plebiscito, sin embargo, al tener entre sus miembros a un representante del Congreso, algunos prevén que el máximo organismo electoral ecuatoriano se niegue a realizar la convocatoria .

Correa ha dicho al respecto que “al TSE no le quedará otra que acatar la orden del presidente, de no hacerlo, haremos un tribunal ad hoc y organizaremos la consulta”, dijo, aunque no precisó detalles sobre los mecanismos y la viabilidad de esta propuesta.

El presidente electo confía en que la presión de la ciudadanía, a la que ha pedido movilizarse en las calles en favor de la asamblea constituyente obligue a esas instancias a cambiar de posición.

Los ecuatorianos deberán “manifestarse pacíficamente en defensa de la democracia”, concluyó.

Nuevo Congreso

La oposición en el nuevo Congreso ecuatoriano demostró su poder durante la elección de los primeros cargos e instancias de control frente a una eventual confrontación política con el gobierno de Rafael Correa, que plantea la instalación de una asamblea constituyente.

Al menos 69 diputados de 100 electos para un período de cuatro años ratificaron su unidad y cohesión al concentrar todos los puestos del parlamento con representantes de los partidos que confluyen en una tendencia de derecha y populista.

»Lo que se ha demostrado es que el Congreso no se ha abierto al diálogo y pretende erigirse como un poder paralelo», comentó a la AP el analista Vladimir Serrano de la consultora Sedeco.

La mayoría denominada »anticonstituyente» la integran 28 diputados del Partido Renovación Institucional (Prian), 23 del partido Sociedad Patriótica (SP), 13 del Partido Social Cristiano (PSC) y cinco de la Unión Demócrata Cristiana.

Jorge Cevallos, del Prian, fue electo presidente del parlamento y como primer y segundo vicepresidentes fueron designados Edison Chávez de SP y Antonio Alvarez del PSC, respectivamente.

Para Serrano, es poco probable que el ejecutivo y legislativo puedan entenderse en torno al tema de la asamblea constituyente, pues los diputados opositores no renunciarán a que las reformas legales que modifique el sistema político pasen por sus manos.

»En el Congreso la batalla del ejecutivo está perdida», por lo que deberá hacer una convocatoria directa, señaló.

Correa propuso durante su campaña electoral la instalación de una asamblea constituyente que realice la reforma política y defina el futuro de los poderes del Estado. La mayoría del Congreso se opone aduciendo la inconstitucionalidad de esa figura y reclama la competencia para realizar los cambios internamente.

Para el analista Vladimiro Alvarez, de la Universidad Católica de Guayaquil, la única salida ante la pugna de poderes que se avecina es »el diálogo democrático» entre el presidente electo y los diputados para consensuar las reformas legales.

»Lamentablemente escucho tambores de guerra que podrían concluir en un estallido social», agregó.

Una minoría de izquierda y centro izquierda en el Congreso apoyan la propuesta de Correa y reclaman el cambio de actitud de la mayoría legislativa.

»¡Oigamos la voz del pueblo ecuatoriano!. Que este Congreso ya no sea el de los amarres sino uno nuevo, con nuevas prácticas», reclamó la víspera Martha Roldós, diputada por el movimiento Red Etica y Democrática.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba