Actualidad Internacional

EE. UU. bombardea posiciones de milicias proiraníes en Siria: Al menos 22 muertos

El ataque es el primero ordenado por el mandatario estadounidese, Joe Biden, desde se que instaló en la Casa Blanca el pasado 20 de enero

Significativa decisión tomada por el presidente Joe Biden, a poco más de un mes de haber tomado las riendas de la Casa Blanca. Y es que Estados Unidos bombardeó este jueves supuestas posiciones de milicias proiraníes en Siria, informó el Pentágono, un ataque que según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos provocó la muerte de al menos 22 de esos milicianos.

«Bajo instrucciones del presidente Biden, las fuerzas militares de Estados Unidos realizaron esta noche (el jueves) ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos militantes respaldados por Irán en el este de Siria«, indicó Washington en un comunicado.

Estados Unidos aseguró que los ataques aéreos destruyeron «varias instalaciones» ubicadas en un punto de control fronterizo cercano a Irak y utilizadas por el grupo paramilitar iraquí Kataib Hezbulá (considerado por Washington como organización terrorista) y otra milicia proiraní.

Respuesta proporcional

El portavoz del Pentágono, John Kirby, calificó los ataques del jueves como «proporcionales» y dijo que «se llevaron a cabo junto con medidas diplomáticas«, incluida la consulta con socios estadounidenses de la coalición anti-Estado Islámico.

«Al mismo tiempo, hemos actuado de una manera que apunta deliberadamente a desescalar la situación tanto en el este de Siria como en Irak«, apuntó el funcionario.

El Pentágono señaló que el bombardeo es la respuesta a recientes ataques contra tropas estadounidenses y de la coalición internacional en Irak, así como de «continuas amenazas» contra este personal.

«Esta operación lanza un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal estadounidense y de la coalición«, afirmó el Pentágono en su comunicado.

Ataques en la zona

La embajada de Estados Unidos en Bagdad había sido objeto este lunes de un ataque cuando impactaron en el exterior de sus instalaciones en plena Zona Verde dos cohetes tipo Katiusha.

Una semana antes, el pasado día 15, un soldado estadounidense resultó herido y un contratista murió en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, tras el impacto de varios cohetes, tres de ellos en el aeropuerto de la capital.

Los ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak han aumentado desde que Estados Unidos matara en enero de 2020 al poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní mediante un bombardeo selectivo en Bagdad, una acción que fue muy criticada por las fuerzas políticas iraquíes y por las milicias proiraníes del país.

De los ataques contra la Zona Verde se suelen hacer responsables grupos armados poco conocidos, pero Washington acusa directamente a Kataib Hezbulá, una milicia iraquí financiada directamente por Irán.

El saldo de víctimas

Entretanto, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó este viernes que al menos 22 combatientes de milicias proiraníes murieron en el bombardeo, en el primer ataque ordenado por el presidente Joe Biden desde su llegada al poder.

La ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, informó en un comunicado de que todas las bajas pertenecen a las filas de las milicias iraquíes respaldadas por Irán de la Multitud Popular y de Kataib Hezbulá.

El Observatorio alertó de que el número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas debido a la presencia de un número indeterminado de heridos, algunos de ellos en estado grave, y a la existencia de informaciones todavía sin confirmar sobre más muertos en el ataque aéreo.

«Inmediatamente» después del bombardeo las fuerzas iraníes y sus milicias aliadas desplegadas en Abu Kamal fueron reubicadas a otras zonas, de acuerdo con la nota.

Posibles negociaciones

Lo cierto es que los ataques en Irak llevados a cabo por grupos que se sospecha que operan bajo la dirección de Irán supusieron un desafío para la nueva administración de Biden, en un momento que abre la puerta a reanudar las negociaciones con Teherán sobre su programa nuclear.

La administración estadounidense dice que quiere reanimar el acuerdo de 2015, del que el expresidente Donald Trump salió en 2018, y que tiene como objetivo congelar las aspiraciones nucleares de Irán.

Pero Washington también considera a Teherán como una amenaza continua para la seguridad en Oriente Medio.

Contraste con Trump

Por otro lado, el bombardeo ordenado por Biden ha provocado una oleada de comentarios en las redes sociales en favor del expresidente Donald Trump, señalado por ser el primer mandatario estadounidense desde Jimmy Carter que no inició ninguna guerra en sus primeros cuatro años.

Asimismo, rescatan de Trump el papel fundamental que jugó en los históricos acuerdos de paz en Oriente Medio, que involucró a Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin.

Mediante el denominado Tratado de Abraham se busca establecer una nueva hoja de ruta para Oriente Próximo con el horizonte de desbloquear el gran potencial de la región. Hasta ahora, Israel y las monarquías del Golfo mantienen relaciones soterradas de cooperación económica y de seguridad desde hace décadas, a pesar de no haber intercambiado embajadas.

La firma de este acuerdo le valió a Trump  ser nominado al Premio Nobel de la Paz en 2021.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba