ActualidadActualidad Internacional

En Brasil se comete el mayor número de crímenes contra la comunidad LGTBI

A Brasil le precede una reputación de desenfado y tolerancia con la diversidad sexual, una imagen que contrasta con las estadísticas que revelan que en el país muere o se suicida una persona del colectivo LGTBI cada 19 horas.

Una realidad que contrasta con la imagen del Brasil tolerante con todas las formas de sexualidad que se proyecta durante su carnaval o con el mensaje de la marcha del orgullo gay más grande del mundo que se celebra cada año en la ciudad de São Paulo.

Amanda Castro, activista y responsable de redes sociales de «Tem local», plataforma virtual que surgió en 2015 para que las personas que sufren casos de «LGTBfobia» puedan denunciar estos episodios, explicó a Efe que la imagen de tolerancia que ofrece Brasil durante el carnaval es «falsa».

«¡Es una mentira!», exclamó, «las mujeres, negros, LGBT sufren de forma similar, por los mismos agresores: padres de familia, blancos, heterosexuales, de clase media y motivados por pensamientos políticos, ideologías religiosas o creencias de una sociedad fallida y anticuada», manifestó Castro.

A su juicio, «simplemente el país no tiene moral, no tiene el derecho de hablar de moral, pues está regido por la hipocresía».

Las políticas sociales impulsadas en los últimos años en favor de la igualdad, como la legalización del matrimonio homosexual y de la adopción a parejas del mismo sexo, no han logrado acabar con los prejuicios.

«Vivimos una gran crisis política, tenemos políticos, religiosos e incluso youtubers que exponen su odio y prejuicio contra las minorías, especialmente la población LGBT, haciendo que gran parte de la población cree odio e intente atacarnos», denunció Castro.

«Sería incapaz de amar a un hijo homosexual, preferiría que muriera en un accidente a que apareciera con un hombre con bigote por ahí», es una de todas las afirmaciones homófobas que ha proclamado el diputado de extrema derecha Jair Bolsonaro, uno de los favoritos en las encuestas electorales para los comicios presidenciales de octubre.

El aumento de la influencia de las iglesias evangélicas y su presencia en la vida política, como en el caso del alcalde de Río de Janeiro, el pastor Marcelo Crivella, sobrino de un magnate de medios de comunicación, es otro lo de los factores que, según la activista, alimentan los prejuicios.

«La política y la religión siguen alineadas, de forma extremadamente negativa, provocando esas persecuciones contra la población LGBT, como si fuese un problema y como si fuésemos el único problema social de Brasil», concluyó Castro.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba