Actualidad Internacional

Fidel cumplirá mañana un año de reposo

Raúl Castro tendió un nuevo canal de diálogo a EE UU. Washington sigue cerrado.

“El Gobierno en Cuba está consolidado”, dijo el analista político Raymundo Kabchi. La estabilidad del sistema cubano ha demostrado estar blindado a la convalecencia de su máximo líder. Los cambios en la isla están relacionados con la nueva posición que asuma Washington, en Estados Unidos.

Hace casi un año, el 31 de julio de 2006, el presidente de Cuba durante 48 años, Fidel Castro, estremeció al mundo al anunciar que, por primera vez, cedía el mando a su hermano Raúl, debido a una grave crisis intestinal, denominada diverticulitis, que lo llevó al quirófano y a una prolongada recuperación.

Las reacciones en el mundo no se hicieron esperar: la derecha radical, sobre todo la exiliada en Estados Unidos, celebró y comenzó a enfriar la champaña, esperando su muerte. La izquierda se preocupó por la salud del Mandatario y por el rumbo político de la isla, bastión del socialismo en el planeta.

El pasado jueves 26 de julio, a propósito del 54 aniversario del inicio de la lucha revolucionaria en Cuba, Fidel faltó por primera vez a esta importante conmemoración; pero el presidente provisional, Raúl Castro, dejó claro, una vez más, que la implosión del régimen está lejos de ser una realidad y que en manos del Gobierno de Estados Unidos se encuentra la posibilidad de un diálogo entre ambos países.

Desde marzo pasado, Fidel, quien el próximo 13 de agosto cumplirá 81 años de edad, se ha dedicado a escribir artículos de opinión, en su columna del diario Granma: Reflexiones del Comandante en Jefe.

Conformes

“El Gobierno en Cuba está consolidado. Muchos apostaron a que con la ausencia de Fidel el régimen caería, pero el pueblo demostró que está conforme con su revolución, con lo que se ha logrado”, dice el analista político Raymundo Kabchi.

El sistema cubano ha demostrado estar blindado, como el sistema norteamericano ha demostrado estar protegido a la muerte de siete de sus presidentes en pleno ejercicio de sus funciones, cuatro de ellos asesinados: John F. Kennedy (1963), William Mckinley (1901), James Garfield (1881) y Abraham Lincoln (1865).

“Muchos esperaban una guerra a cuchillo entre ellos (Fidel y Raúl), pero sucedió todo lo contrario, uno complementa al otro, siguiendo la misma estrategia diseñada para la revolución cubana desde que arrancó, en 1959”, analizó Kabchi.

“Raúl juega la única carta posible, que es una transición del socialismo hacia el mismo socialismo”, señaló el sociólogo y profesor de la Universidad del Zulia, Daniel Castro.

El analista Isaac Bigio, explicó que la estabilidad del sistema cubano se debe, en parte, a la calidad de vida de sus pobladores: “Lo que garantiza la continuidad es que se ha garantizado el techo, salud y educación de forma gratuita o barata”, indicó, vía correo electrónico, desde Londres.

Bigio cree que como el presidente Bush está desacreditado, no ofrece una alternativa para el descontento que pueda haber en Cuba. “La burocracia cubana ha logrado unirse y evitar disgregaciones, pues teme ser socavada por Washington”, señaló.

Cambios

El internacionalista Julio César Pineda considera que se aproximan giros en Cuba. “Vendrán cambios, más en lo económico que en lo político: Apertura a la inversión extranjera y negocios con otros Estados. Ésto, tarde o temprano, culminará en un gobierno democrático”.

“Fidel Castro es un líder único y carismático (…), él unifica. Al desaparecer, vendrán cambios o la ruptura, como pasó en la ex Yugoslavia con el general Tito”, añadió Pineda.

Los cambios están estrechamente relacionados con una nueva posición que Estados Unidos pueda asumir hacia La Habana. Desde hace más de cuatro décadas, Estados Unidos ha implementado un bloqueo económico global a la isla que ha estrangulado sus posibilidades de desarrollo.

“El caso cubano pasa necesariamente por Norteamérica. Raúl Castro hizo una jugada maestra para ampliar las posibilidades económicas y políticas en Cuba, cuando le propuso (diciembre 2006) al Gobierno estadounidense el cese del bloqueo y el comienzo de una nueva relación”.

“Washington rechazó esta posibilidad, dice que Raúl y Fidel son lo mismo y que por lo tanto no habrá negociación. Fidel ha dicho también que el bloqueo y la posibilidad de una transformación política es responsabilidad directa de EE UU”, dijo Daniel Castro.

El pasado jueves, Raúl recordó que, en 2008, habrá elecciones en Estados Unidos. “La nueva administración tendrá que decidir si mantiene la absurda, ilegal y fracasada política contra Cuba o acepta la rama de olivo que extendimos en diciembre”.

Asimismo, anunció cambios para impulsar la economía, sobre todo en el sector agrícola, aunque añadió: “Sin soluciones espectaculares”.

“Pese al bloqueo económico, Cuba ha experimentado un crecimiento por encima de otros países de la región”, manifestó Kabchi.

En el 2006, la economía de la isla antillana registró un crecimiento de un 12,5%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Mientras el corazón de Fidel Castro siga latiendo, el statu quo será sometido a mínimos cambios. “Fidel es una especie de válvula de control. El poder sigue estando en sus manos”, dijo Daniel Castro.

Las dudas que gravitan alrededor del futuro de Fidel Castro podrán ser despejadas también en marzo de 2008, cuando el Parlamento cubano escoja al presidente del Consejo de Estado, cargo que Fidel ocupa desde hace 30 años. Mientras tanto, seguramente seguirá difundiendo sus ideas a través de sus artículos de opinión, que ya suman 30.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba