Actualidad Internacional

Las urnas casi listas para Abe y Fujimori

Con un llamado a sus ciudadanos para otorgarle un voto de confianza a su plan de reformas, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, cerró su campaña con vistas a las elecciones de este domingo para renovar el Senado.

Los analistas en Tokio coinciden en señalar que la derrota de su Partido Demócrata Liberal (LDP) pronosticada por las encuestas complicará su gobierno, y según cuán grave sea, puede incluso llevarlo a renunciar.

Las urnas pueden decidir también el futuro de un candidato atípico: el ex presidente de Perú, Alberto Fujimori, quien integra la lista del Nuevo Partido de los Ciudadanos (NPC), una minoritaria agrupación conservadora de oposición.

Hasta donde se sabe, es la primera vez que un ex jefe de Estado de un país, aspira a una magistratura electa en otra nación, en este caso esgrimiendo la ciudadanía heredada de sus padres.

Pero los sondeos tampoco le son muy propicios ya que le adjudican al NPC un solo escaño. De cumplirse este pronóstico, Fujimori, requerido por la justicia peruana y a la espera de una decisión final sobre su extradición de Chile, deberá disputarlo con los otros 13 candidatos de la lista.

El futuro de Abe

Las elecciones legislativas parciales de este domingo definirán 121 de los 242 escaños de la cámara alta japonesa.

Aunque la coalición que lidera el PLD de Shinzo Abe tiene asegurado el dominio de la cámara baja, necesita colocar 64 senadores para mantener la gobernabilidad y asegurarse la aprobación final de una serie de leyes, entre ellas una iniciativa para reformar la Constitución.

Pero según una encuesta de la agencia de noticias Kyodo, el PLD sólo puede obtener 40 escaños y su socio en el gobierno, el budista Nuevo Komeito, otros 13.

Las cifras pueden significar un duro revés para Abe, cuya popularidad, a diez meses de haber sucedido a Junichiro Koizumi, ha descendido al mismo ritmo que fueron apareciendo una serie de escándalos que vienen salpicando su gobierno.

Entre estos, figura la desaparición del registro con los aportes de 50 millones de contribuyentes al sistema de pensión pública, la renuncia del ministro de Defensa, el suicidio del de Agricultura y las acusaciones por casos de corrupción del sustituto de este último.

Entre la ciudad y el campo

«El PLD continuará impulsando reformas. Por favor, concédanos una victoria, concédanos la fuerza», gritaba este sábado Abe a través de los altoparlantes mientras recorría los principales distritos comerciales de Tokio, tratando de captar los últimos votos de los indecisos urbanos.

Pero los analistas locales creen que estos gritos no les serán suficientes, toda vez que ha recibido críticas hasta de varios correligionarios durante la campaña y los empresarios y grupos industriales que tradicionalmente apoyaron a su partido, prefirieron distanciarse en estas elecciones.

Desde fines de la Segunda Guerra Mundial, el PLD gobernó Japón sólo con la interrupción de un año, en el que estuvo en el poder el Partido Demócrata de Japón (PDJ), al que las encuestas muestran como favorito en las elecciones del domingo.

Su líder, Ichiro Ozawa, cerró la campaña este sábado recorriendo las áreas rurales de Japón y prometiendo su renuncia si sus candidatos no arrasan en las urnas a las que aisgna el valor de un virtual referéndum.

«Esta es la mayor posibilidad que tenemos de cambiar el gobierno y la actual política. Me juego la vida en esto», dijo Ozawa a una multitud que se dio cita a un acto de cierre de campaña en Yonago, en el oeste del país.

El último Samurai

Por su parte, el líder del Nuevo Partido de los Ciudadanos (NPC), Tamisuke Watanuki, cerró su campaña reclamando la «restauración del buen Japón donde solía haber un equilibrio entre igualdad y competencia».

Cuando vayan a votar este domingo, los japoneses tendrán en esta lista un candidato inusual, el ex presidente peruano Alberto Fujimori, quien este sábado celebra su cumpleaños número 69 en reclusión domiciliaria en Chile.

Para la campaña, se hizo llamar «El último Samurai» (título de la película protagonizada por Tom Cruise), quien «es capaz de restaurar los valores tradicionales de trabajo duro y humildad en Japón».

«¡Daré mi vida por la nación samurai de Japón!», insistió en los cortos publicitarios emitidos por la televisión japonesa, pero que debió grabar en Chile.

Allí sigue a la espera de la batalla judicial en torno a su extradición a Perú, donde es acusado por abusos a los derechos humanos y corrupción durante los diez años en que gobernó ese país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba