Actualidad Internacional

Lula busca en México un socio político y comercial

La visita de Lula, que apunta a descomprimir las relaciones bilaterales después del distanciamiento producido durante el gobierno de Vicente Fox, tiene un fuerte carácter político, ya que ocurre en momentos en que el presidente mexicano intenta ampliar su influencia en América del Sur.

Según los analistas, Lula, que no está dispuesto a que se ponga en duda su supremacía en América del Sur, busca aliarse con Calderón para contrarrestar su creciente influencia en el Cono Sur.

Así lo expresa el mandatario brasileño en un artículo de su autoría publicado, el sábado, en el diario O Globo, en el que afirma: «Brasil y México deben ocupar su espacio junto a las demás economías emergentes en el proceso de integración regional».

«La comunidad internacional ve cada vez más a nuestros países como interlocutores fundamentales en un escenario global de creciente complejidad e incertidumbre», afirmó y agregó: «Somos llamados a asumir responsabilidades para forjar nuevos concensos en torno a temas prioritarios de la agenda internacional».

Resaltó que tanto su país como México, «las dos mayores economías de Latinoamérica», han abogado cada uno a su turno la integración continental.

Según la opinión de diplomáticos brasileños, este viaje puede abrir un nuevo capítulo en las relaciones con México, deterioradas durante el mandato de Fox. El vínculo bilateral cayó a su punto más bajo en noviembre de 2005, cuando el ex mandatario mexicano afirmó que el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) sería relanzada «con el Mercosur o sin él».

Justamente, un factor que contribuye a la buena disposición de Brasil hacia Calderón es que el gobierno de Lula no lo ve como un líder interesado en defender el proyecto del ALCA. No obstante, los dos países mantienen sus discrepancias en temas como las aspiraciones de ambos a ocupar un lugar permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Desde el punto de vista comercial, el principal objetivo de Lula será reforzar el intercambio con México, que el año pasado alcanzó un volumen récord de 5750 millones de dólares, cifra que ambos países están decididos a duplicar para 2010. Con este incremento, México se convirtió en el séptimo socio comercial de Brasil y en el quinto importador de bienes brasileños.

Lula y Calderón firmarán acuerdos de cooperación en el área de biocombustibles, sobre todo respecto del etanol, y en el de la exploración petrolera.

Una agenda maratónica

Las actividades de la visita del gobernante de Brasil, que es la primera escala de una gira que también incluirá Honduras, Nicaragua, Jamaica y Panamá, se concentran todas en la jornada de este lunes.

A primera hora participará junto a Calderón en la VII Reunión Plenaria del Comité Empresarial México-Brasil.

Después depositará una ofrenda floral en el Altar de La Patria, en el Bosque de Chapultepec, y de allí se trasladará al Palacio Nacional, donde será recibido por Calderón, con quien tendrá una reunión privada a la que luego se sumarán ministros de ambos países.

Posteriormente visitará las sedes de la Suprema Corte de Justicia y el Senado, y se trasladará al Club de Banqueros, donde almorzará con un grupo de parlamentarios mexicanos.

Luego será recibido por el Jefe de Gobierno (alcalde) del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y, por la noche, asistirá a una cena ofrecida por Calderón en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, que supondrá la última actividad oficial de su visita.

El martes por la mañana, Lula abandonará el México con dirección a Tegucigalpa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba